(CNNEspañol) - "Me negué a que me tocaran y con un palo me reventaron el cráneo. Me metieron una cuchillada y dejaron que muera desangrada".

Así inicia la carta titulada "Ayer me mataron" escrita por Guadalupe Acosta, una estudiante universitaria de Paraguay, que rechazó el asesinato violento de las dos jóvenes argentinas en Ecuador el pasado 22 de febrero e hizo un llamado para evitar que se sigan cometiendo más crímenes contra mujeres.

En su carta, Acosta asegura que tras la muerte de Marina Menegazzo y María José Coni, las mujeres fueron humilladas y “juzgadas por andar solas, sin compañía".

“Pero al ser mujer, [el crimen] se minimiza. Se vuelve menos grave, porque claro, yo me lo busqué. Haciendo lo que yo quería encontré mi merecido por no ser sumisa, por no querer quedarme en mi casa, por invertir mi propio dinero en mis sueños. Por eso y mucho más, me condenaron”, dice la carta que ha sido compartida más de 600.000 veces en Facebook.

Al final del documento, la autora hace un llamado a todas las mujeres para que no dejen el crimen en la impunidad y unan sus voces por todas las mujeres a quienes han "callado" de manera violenta.

“Te prometo que un día vamos a ser tantas, que no existirá la cantidad de bolsas suficientes para callarnos a todas”, finaliza.

Las dos jóvenes argentinas de 21 y 22 años murieron de manera violenta en la localidad de Montañita, a 220 kilómetros de Guayaquil, Ecuador.

Menegazzo y Coni fueron asesinadas a golpes con un palo y a puñaladas en un intento de abuso sexual, según informó Eduardo Gallardo, fiscal de la provincia de Santa Elena que adelanta las investigaciones del crimen.

El ministro del Interior de Ecuador aseguró que los dos presuntos responsables del crimen fueron capturados.

Peritos argentinos investigan el crimen

Un grupo de cuatro peritos de Argentina partieron hacia Ecuador este jueves para investigar la muerte de las jóvenes en ese país, según informó la agencia de noticias argentina Télam.

El objetivo de esta comisión de investigación es “identificar a los cuerpos hallados y despejar dudas respecto a la investigación realizada hasta el momento”, ya que, según reporta Télam, los familiares de las víctimas desconfían de la investigación que se adelanta hasta el momento porque creen que puede haber un caso de trata de personas en el fondo del crimen.

Las jóvenes fueron reportadas con vida por última vez el 22 de febrero, y las autoridades creen que esa misma noche ocurrió el falta desenlace en el que presuntamente dos hombres las mataron a golpes y a puñaladas.