(CNN) - Imagina un monstruo peludo y de ojos saltones que se esconde debajo de tu cama, en tu armario y en tu ducha, solo esperando el momento adecuado para atacar. Su barriga crece y se torna rojo vivo a medida que succiona tu sangre para crear a sus bebés —los cuales produce por miles— dejando un virus que se desarrolla dentro ti que puede dañar a tus bebés si estás embarazada.

No, esta no es una película de terror clase B. Es una descripción al estilo Hollywood de una de las pequeñas criaturas más astutas del planeta, la hembra del mosquito Aedes aegypti (Todos los mosquitos machos están exonerados porque ellos no pican).

A través de los siglos, se ha adaptado a vivir lo más cerca que puede a su presa favorita —nosotros— y puede reproducirse en recipientes tan pequeños como floreros y desagües de la ducha. ¿Neumáticos y plásticos desechados olvidados? Incluso mejor. En otras palabras, ella es perfecta para propagar la enfermedad en cualquier ciudad o barrio marginal bullicioso, sobrepoblado y tropical.

Aunque el aegypti transmite los virus que causan fiebre amarilla, dengue, chikungunya y ahora el zika, sus especies hermanas, el Culex quinquefasciatus porta el virus del Nilo Occidental y encefalitis. Otras 40 especies de mosquitos, del género Anopheles, propagan el parásito de la malaria. El Anopheles es una especie que succiona sangre de forma tan eficiente que una sola hembra puede infectar a más de 100 personas. De forma conjunta, estas damas han matado y lisiado a más humanos que cualquier otra especie en la tierra, incluso que la humanidad con todas sus guerras.

Si esto fuera una película de terror tradicional de Hollywood, habría un final feliz: todos los monstruos serían exterminados. Pero la historia demuestra que el hombre ha intentado eso una y otra vez con estos mosquitos, a menudo usando pesticidas peligrosos. Y como cualquier otro gran villano, siempre regresan.

"Y, por supuesto, en el mundo de hoy, tú y yo, al igual que cualquier mosquito o virus, podemos subirnos a un avión y llegar a cualquier lugar en menos de 24 horas", dijo Uriel Kitron, presidente del Departamento de Estudios Ambientales de la Universidad de Emory. "Yo siempre digo que el mosquito no es un gran volador, pero es un maravilloso autoestopista. Así que, es muy fácil de reintroducir".

Por esa razón, un creciente número de científicos están pregonando la necesidad de crear un "mosquito mutante", un Frankenstein diseñado para ganar la pelea contra estas hembras mortales.

El 'Alien' que se encuentra dentro: Wolbachia

¿Recuerdas la película Alien, donde la criatura crece en el vientre de un tripulante hasta que finalmente sale a través de su estómago para salir al mundo exterior? Ahora imagina una criatura más amable y noble que vive en el interior de las células de hasta un 60% de los insectos que nos rodean. Esta criatura, un género de la bacteria llamada Wolbachia, logra vivir a costa de sus huéspedes y los transforma, pero no tiene que matarlos para sobrevivir. Un grupo sin fines de lucro de Australia descubrió que este útil alienígena detiene el crecimiento de los virus que se encuentran dentro del Aedes aegypti, impidiendo que transmita la enfermedad.

No el Hulk: el macho irradiado con rayos gamma


Un irradiador de células gamma es una herramienta en la batalla contra mosquitos.

El Organismo Internacional de Energía Atómica anunció recientemente un plan para ayudar a Brasil y otros países muy afectados por el virus del Zika a producir mosquitos Aedes aegypti estériles "irradiados con rayos gamma" para una liberación masiva en esos países. En los próximos meses, el organismo dice que enviará un irradiador gamma 60 de células de cobalto a Brasil con el fin de crear miles de millones de mosquitos machos esterilizados que los investigadores esperan se apareen con hembras salvajes para evitar que se reproduzcan. Pero a diferencia de su famoso primo de la película, Hulk, quien fue irradiado con rayos gamma, estos tipos no pueden tener la fuerza o resistencia para hacer su trabajo.

'Frankenstein': el mosquito OGM

Conoce al OX513A, un mosquito Aedes aegypti macho genéticamente modificado para transmitir un gen letal a las hembras salvajes que hace que su descendencia muera. Es el producto de Oxitec, una pequeña empresa de biotecnología lanzada por profesores de la Universidad de Oxford en el 2002, ahora propiedad del gigante de la biotecnología Intrexon.

Este macho es creado mediante la inyección de cantidades muy pequeñas de ADN fabricado sintéticamente en miles de huevos de mosquito hasta que finalmente uno de los huevos acepta el ADN en su genoma, creando dos genes. Un gen, basado en el ADN de coral, se utiliza para implantar un marcador rojo fluorescente en el OX513A para que así los investigadores puedan encontrarlo y rastrearlo más fácilmente. El otro gen, modelado artificialmente con base en el E. coli y el virus herpes simplex, es letal, ya que crea una proteína llamada tTAV el cual interfiere con la actividad de una célula, matando al mosquito infectado antes de que pueda llegar a la edad adulta.

Olvida a Frankenstein... este monstruo es una quimera

Los transmisores de genes son considerados lo último de la genética. En los laboratorios de todo el mundo, los investigadores emprendedores están utilizando nuevas herramientas como Cas9 de CRISPR para empalmar un gen útil en la línea de sangre de un mosquito, "transmitiendo" el mismo en toda la población, a una tasa mucho más alta que la genética estándar que aprendiste en la escuela.

"Está forzando esos genes en la población", explicó el biólogo molecular Omar S. Akbari. "En lugar de transmitir un gen al 50% de la descendencia, ahora se puede transferir al 99%, quizás incluso al 100% de su progenie".

Antes de que pueda "transmitir" un gen benéfico a una población, hay que crearlo. Ahí es donde los ingenieros genéticos pueden volverse realmente ingeniosos. Por ejemplo, lo que hizo el microbiólogo Anthony James y su equipo en la Universidad de California-Irvine para crear un transmisor contra una cepa de la malaria.

"Frankenstein no es una comparación justa", explica James, "porque Frankenstein estaba hecho de todas las partes del cuerpo humano. Estamos creando lo que se llama una quimera, un animal que está hecho de partes de varias criaturas".

¿Los mutantes realmente tendrán éxito?

Desde Wolbachia hasta machos irradiados, desde OX513A hasta transmisores de genes, todas estas soluciones tienen problemas importantes, dicen los críticos: gastos, prueba de reducción de la enfermedad, estudios de impacto ambiental, apoyo a la comunidad, y en especial la necesidad de controlar los mosquitos durante cualquier brote. Después de todo, los funcionarios no dejarán que los mosquitos que transportan el zika sigan propagando la enfermedad, mientras esperamos que los mutantes tomen el control.

"Si liberas mosquitos para el control y, además de eso, llevas a cabo fumigaciones para mosquitos, entonces de cierto modo estás matando tu inversión", dijo el ecologista de la Universidad Emory, Gonzalo Vázquez Prokopec. "Estás liberando mosquitos que cuestan dinero, pero al mismo tiempo no puedes dejar de ayudar a la gente. Entonces, ¿cómo esta integración de mosquitos modificados genéticamente funciona en el contexto de la actual actividad de control? Creo que aún sigue siendo una pregunta abierta".

El director ejecutivo de Oxitec, Hadyn Parry, no está de acuerdo. Lo que se necesita, dice, es la coordinación con las autoridades locales.

"Se trata de una estrategia muy sensata y lógica ir a un pueblo, llevar a cabo una campaña basada en insecticidas y luego utilizar nuestro enfoque", explicó Parry. "La única cosa que no puedes hacer en la misma calle, al mismo tiempo, es liberar nuestros mosquitos cuando se lleva a cabo la aplicación. Debido a que nuestros chicos son totalmente susceptibles y todos caerían muertos. Mientras que, irónicamente, los salvajes tienen muy altos niveles de resistencia a los insecticidas".

"La clave es movilizar a la comunidad", estuvo de acuerdo Kitron de Emory. "El reto es que a menudo la comunidad no está comprometida con ello, o no les gusta algunas de las medidas que se han aplicado, o no consideraban que la enfermedad fuera tan importante. El zika es diferente debido a que la posible complicación es tan grave que creo que por sí solo dará lugar a una fuerza de movilización importante para la comunidad".

Sin embargo, añade, es demasiado pronto para determinar si el mosquito mutante puede realmente ganar la guerra contra el enemigo mortal del hombre.

"Creo que el jurado aún no ha logrado llegar a un consenso sobre todas estas técnicas", dijo Kitron. "Creo que van a desempeñar un papel, y creo que aumentarán las muchas herramientas con las que ya contamos. Pero ninguna de estas, no lo creo, será la fórmula milagrosa".