Una motocicleta, con dos jóvenes a bordo, pasa frente a un puesto de control de seguridad implementado en Tumeremo, Venezuela. Tras más de una semana de búsqueda no se sabe nada del paradero varios trabajadores mineros. (Crédito: JUAN BARRETO/AFP/Getty Images).

Tumeremo, Venezuela (CNN Español) – Tras una semana de búsqueda, el paradero de los trabajadores de una mina desaparecidos en Tumeremo – en el sureño estado Bolívar-, sigue en el misterio.

Aún no está claro siquiera cuántos son.

La Fiscalía General de Venezuela logró identificar a 16, pero hay testigos que afirman haber visto a veintiocho cadáveres.

Luis José Nieves, padre de uno de los desaparecidos, lo único que pide es que den con el paradero de su hijo José Gregorio de 25 años "y que aparezcan los otros seres humanos que no son animales, no fueron perros que mataron ahí".

José Gregorio, quien desapareció el pasado viernes 4 de marzo, usaba su moto para transportar a los mineros. Su padre no puede ocultar la impotencia, siente que las horas transcurren y no hay respuesta.

"Han pasado ocho días y, ¿cómo es posible que este gobierno no ha hecho nada. Muchas evidencias, muchas evidencias pero y, los muertos ¿dónde están?", se pregunta.

La desesperación se apodera de Luis José, quien anhela recuperar, aunque sea el cuerpo de su hijo para velarlo.

Lo mismo le ocurre a una madre -quien por temor prefiere quedar en el anonimato- su hijo, dedicado a la minería, había ido a trabajar en esa mina de oro por tercera vez.

Ella describe lo que siente como  la tristeza más grande.

"Porque son ocho días, son ocho días que no sé de mi hijo, ocho días que no sé si está vivo, si está muerto y no nos dan razones de nada. Solamente 'estamos investigando'", cuenta la desesperada madre.

Dicen haber colaborado con la investigación, "tuvimos un día agitado en fiscalía tomando las muestras de ADN, espero que hoy nos podamos volver a reunir" afirmó la señora.

Por su parte, el defensor del Pueblo de Venezuela, Tarek William Saab, confirmó el viernes que lo ocurrido fue consecuencia de la actuación de grupos criminales.

"Las evidencias dicen que fue un grupo delictivo de muy alta peligrosidad y lo que pudiera referir sin profundizar es que se trata de un delincuente extranjero de nacionalidad ecuatoriana", apuntó.

El funcionario agregó que han identificado a once sospechosos.

"Se cometieron hechos punibles graves, fueron atacados, agraviados. Esperamos dar con las detenciones de los responsables", dijo Saab.

Muchos pobladores de Tumeremo pasaron de la protesta al susurro de su lamento, especialmente, luego que los militares dispersaran el bloqueo de vías que persistía desde el sábado 5 de marzo, para pedir justicia.

El miedo se agrava ante la amenaza de al menos cinco bandas delictivas que se disputan el control de las minas locales.

Así lo explicó el alcalde del Municipio Sifontes, Carlos Chancellor: "Son zonas de seguridad pero ¿donde está el Estado?, ¿por qué existen estos grupos?, ¿por qué existe una presencia activa militar?,¿por qué no hay un plan de desarrollo sustentable?, ¿por qué no se aprovechan las reservan auríferas para que generen empleos?".

La Policía Científica, el Ministerio Público y varias organizaciones de Derechos Humanos, investigan lo ocurrido. También una comisión legislativa creada el pasado martes.

Dicen contar con suficientes elementos para hablar de una matanza y así lo afirmó el diputado del bloque opositor Américo De Grazia: "La masacre ocurrió. Hay testimonios, ya hay vídeos, hay evidencias, hay sangre, hay documentos, hay carteras, hay papeles, hay medias, hay ropa ensangrentada, shorts, padres que dicen ese short es de mi hija, ese zapato es de mi hijo", sostuvo.

Este poblado de unos 50 mil habitantes, según el censo de 2011, depende fundamentalmente de la minería ilegal, un negocio tan lucrativo como peligroso.

Tumeremo está en el denominado "Arco Minero" del Río Orinoco con importantes yacimientos de oro y diamantes, explotados muchas veces sin control y al margen de la ley.