(CNN) - Al menos 11 personas fueron trasladadas al hospital la mañana de este lunes después de que un tren de Amtrak que viajaba entre Los Ángeles y Chicago descarriló en una zona rural de Kansas, dijo la compañía de ferrocarriles.

Cinco de los nueve coches de pasajeros del tren descarrilaron poco después de la medianoche, hora del centro.

El portavoz de Amtrak, Craig Schulz, dijo que según los informes ninguno de los heridos corre peligro. No dio más detalles sobre la naturaleza de las lesiones.

Los restantes 117 pasajeros y 14 miembros de la tripulación fueron llevados a un centro donde servicios socorro atendían sus necesidades.

Amtrak dijo que está trabajando para encontrar un transporte alternativo para los pasajeros afectados.

La compañía está trabajando con BNSF, el operador de las vías donde se produjo el descarrilamiento, para descubrir la causa del accidente.