Un hombre trató de acercarse a Donald Trump durante un acto de campaña en Dayton, Ohio. Agentes del Servicio Secreto tuvieron que subir rápidamente al escenario para cubrir el precandidato republicano. (Crédito: CNN).

(CNN) — El republicano Donald Trump ha culpado al demócrata Bernie Sanders de la escalada de violencia y las protestas en sus actos de campaña.

El principal aspirante republicano a la nominación presidencial dijo en una entrevista con el periodista Jake Tapper de CNN en el programa State of the Union de este domingo que “debería obtener crédito, no puedo ser despreciado” por su manejo de la tensión en sus eventos.

“Tenía disruptores profesionales, miles de ellos, de Sanders y, en menor medida, de Hillary (Clinton)", dijo sobre el acto de campaña de la noche del viernes en Chicago que Trump canceló después de caos que estalló allí.

Trump ha ido echando culpas después de un fin de semana de erupciones en la campaña electoral. El viernes, su campaña canceló su presentación en un evento en Chicago en medio de preocupaciones de seguridad. El sábado, un hombre se precipitó al escenario durante uno de sus discursos, y Trump cerró el día pidiendo la detención de manifestantes en sus eventos.

Trump dijo de los conservadores: “Nos tratan de manera injusta, y los estoy tratando muy injusto”.

El empresario también lanzó una advertencia a Sanders, en la que sugiere que sus simpatizantes también podrían perturbar los actos del senador de Vermont y otros eventos demócratas después de que algunos de los manifestantes en Chicago llevaran señales pro-Sanders.

Trump rechazó que el tuit publicado la mañana de este domingo hacia Sanders sobre “tener cuidado” se trate de una amenaza.

Añadió que hasta ahora “nunca hemos tenido heridos en mis actos donde han habido miles de personas”.

Sus comentarios se producen una semana después la detención de un seguidor de 78 años de edad que golpeó a un hombre que era escoltado de un evento de Trump en Carolina del Norte. (En el programa Meet the Press de NBC, Trump dijo este domingo al presentador Chuck Todd que “instruí a mi gente para investigar" si podría pagar las facturas legales del hombre).

La periodista Michelle Fields de Breitbart, por su parte, acusó el jefe de campaña de Trump, Corey Lewandowski, de agarrarla después de un acto de campaña. Fields tuiteó fotos de sus moretones y presentó una denuncia penal alegando que había sido agredida.

Sanders, en una entrevista con Tapper en State of the Union, dijo que su campaña “no tenía nada que ver” con lo que sucedió en Chicago. También hizo un llamado a sus seguidores a dejar que los actos de Trump sigan adelante.

“Me gustaría que mis seguidores no interrumpirían las reuniones. Protestar es una cosa, interrumpir es otra cosa”, dijo.

Aún así, Sanders dijo que Trump tiene la culpa por las crecientes tensiones en sus eventos.

“Incluso sus colegas republicanos remarcan este punto: Su lenguaje, su entonación, cuando habla de la gente que lleva a cabo en camillas... este es un hombre que cumple lo que implica la violencia, y luego encuentras lo que buscas”, dijo.

El senador de Florida, Marco Rubio, también criticó a Trump en State of the Union.

“Ha convertido la elección más importante en una generación en un circo, en un fiasco completo y un carnaval”, dijo.

Rubio sugirió que está considerando dar marcha atrás a su compromiso de apoyar al candidato republicano si gana la candidatura de Trump.

“Se está haciendo cada día más difícil justificar esta afirmación a mí mismo, a mis hijos, a mi familia, y para las personas que me apoyan”, dijo Rubio.

El gobernador de Ohio, John Kasich, dijo en el mismo programa que también está cansado de ver los comentarios de Trump diseñados para convertir a gente "deprimida, cabizbaja y enojada”.

“Cuando vi la violencia en Chicago, tuve suficiente”, dijo Kasich.