Donald Trump ha sido un imán para las críticas a lo largo de su campaña por los comentarios que ha hecho y las políticas que ha apoyado.

(CNN) - Varios grupos de rabinos y líderes religiosos judíos están planificando protestar en el discurso que Donald Trump pronunciará en una importante conferencia en pro de Israel en Washington el lunes, ya que acusan al candidato presidencial de fomentar el odio.

Trump tiene programado dirigirse a la conferencia del Comité Israelí-Estadounidense de Asuntos Públicos (AIPAC, por sus siglas en inglés) el lunes por la noche, y varios grupos están organizando boicots contra el discurso.

Los rabinos David Paskin y Jesse Olitzky organizaron una campaña de este tipo, llamada "Come Together Against Hate" (Unámonos en contra del odio), en respuesta al tema de la conferencia de "Come Together" (Unámonos).

La pareja y sus aliados han creado una página web y un grupo de Facebook para organizar una protesta que dicen que no está diseñada para afectar al AIPAC, sino para señalar su condena hacia Trump.

"Esto no gira en torno a las políticas, no gira en torno a los partidos. Gira en torno a una persona en particular, Donald Trump, quien ha animado e incentivado a la violencia en sus mítines de campaña", dijo Paskin, un rabino en Palm Beach Gardens, Florida. "Estamos en contra el odio, la instigación al odio, los aspectos desagradables que han envuelto esta temporada política".

Paskin ha organizado un grupo de más de 300 rabinos, cantores, votantes y profesionales judíos que tienen planificado mostrar su desagrado hacia Trump el lunes. Él calculó que casi todas esas personas estarán en el AIPAC.

El AIPAC es un grupo de presión en pro de Israel enfocado en organizar a los estadounidenses alrededor del fortalecimiento de la relación entre Estados Unidos e Israel y animar a los miembros del Congreso a apoyar su agenda. La conferencia anual es una parada clave para los políticos que buscan una audiencia con el grupo influyente y es la mayor reunión política pro Israel del año.

Un portavoz de AIPAC no quiso hacer comentarios sobre la protesta que han planificado, pero dijo que el grupo tiene una "política antigua" de invitar a todos los candidatos presidenciales activos a su conferencia durante los años electorales como una oportunidad para escuchar sus comentarios sobre la relación entre Estados Unidos e Israel.

La campaña de Trump no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Otros grupos también se han pronunciado en contra de la asistencia de Trump al AIPAC, aunque no han anunciado oficialmente sus planes para protestar.

La Unión para la Reforma del Judaísmo, que representa la mayor denominación judía en Estados Unidos, emitió un comunicado en el que criticaba a Trump.

"En cada paso, el señor Trump ha optado por tomar el camino bajo, al sembrar semillas de odio y división en nuestro cuerpo político", dijo el URJ mientras señalaba que no apoya a candidatos.

El Comité Judío Estadounidense (AJC, por sus siglas en inglés), otra importante organización judía, publicó una declaración que condenaba "la violencia en la campaña presidencial", aunque no nombró expresamente a Trump.

"No sacamos analogías con el surgimiento del comunismo y el fascismo a la ligera, pero estos dos movimientos tiránicos llegaron al poder para reemplazar los gobiernos elegidos democráticamente, en virtud de las amenazas de, o de verdadera violencia contra sus oponentes", dijo el AJC.

El plan de la campaña "Unámonos contra el odio" es ya sea dejar de asistir al discurso o salirse en silencio luego de que presenten a Trump, luego reunirse afuera y estudiar una escritura judía acerca de lo que Paskin dijo, era lo "opuesto" a Trump: el amor y la decencia.

"Esperamos que miles de personas se unan a nosotros en esa protesta", dijo Paskin. "Vamos a dar el antídoto, creemos, a lo que Donald Trump está exponiendo".

Paskin dijo que él se puso en contacto con otro rabino, Jeffrey Salkin de Hollywood, Florida, que está planificando una protesta similar.

Salkin le confirmó a CNN que él está organizando un boicot al discurso de Trump y que ha hecho un llamado a que los rabinos simplemente estén ausentes de la sala.

Dijo que si bien quiere demostrar que el AIPAC es bipartidista y recibe a los políticos de ambos partidos, el hecho de que Trump dé un discurso no significa que el grupo aprueba su mensaje.

Al citar en parte las declaraciones de Trump sobre los inmigrantes, las mujeres y los refugiados, otro grupo de defensa israelí, J Street, publicó una declaración el jueves en la que expresaba que "estos factores, en nuestra opinión, hacen que Donald Trump no sea apto para ocupar la presidencia de Estados Unidos".

La declaración agregó lo siguiente: "Trump y su campaña, impulsada por el racismo y el odio, están más allá de los límites de la aceptación de la gran mayoría de los judíos estadounidenses".

Trump ha sido un imán para las críticas a lo largo de su campaña por los comentarios que ha hecho y las políticas que ha apoyado, entre ellas la de hacer un llamado a prohibir temporalmente que los musulmanes extranjeros ingresen a Estados Unidos e impedir el ingreso de refugiados sirios. También ha tenido una relación tensa con la comunidad judía estadounidense en ocasiones. En el otoño, pronunció un incómodo discurso ante la Coalición Judía Republicana y ha asumido posiciones que han lastimado al grupo de personas que están en pro de Israel, como negarse a prometer que Israel mantendrá a Jerusalén como su capital íntegra.

La hija de Trump, Ivanka, está casada con un judío devoto y observa las costumbres judías, algo que Trump ha mencionado en durante su campaña.

Algunos manifestantes en sus eventos han comenzado a usar estrellas amarillas de David, una referencia a las etiquetas impuestas a judíos en la Alemania nazi antes del Holocausto.