(Crédito: NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images)

(CNN) - El presidente de Estados Unidos Barack Obama dio una demostración simbólica en su intento de que haya reformas en el gobierno autoritario de Cuba este lunes al tomar preguntas de periodistas e insistir que hiciera lo mismo el presidente Raúl Castro sobre las preguntas acerca de derechos humanos y reformas económicas.

Aunque ambos mandatarios reconocieron los profundos desacuerdos en esos temas, los dos líderes hallaron terreno común en cuando al embargo económico a Cuba, que ambos quieren que se acabe. Obama dijo que "ese embargo va a terminar", aunque no dijo cuándo.

En una extraordinaria señal del cambio de actitudes, Castro estuvo dispuesto a responder una pregunta sobre por qué su régimen tiene cubanos encarcelados por expresar posturas antigubernamentales. Pero su respuesta solo hizo evidentes las diferencias entre él y Obama.

"¿Preguntó si hay presos políticos? Dame la lista ahora mismo de los presos políticos para soltarlos. Dime los nombres o cuando concluya la reunión me das una lista con los presos. Si hay esos presos políticos, antes de que llegue la noche van a estar sueltos", dijo Castro, de forma defensiva, a la pregunta de Jim Acosta —de padres cubanos— sobre por qué su gobierno encarcela a disidentes. Dime los nombres de los presos políticos de Cuba para soltarlos esta misma noche

Poco acostumbrado a conferencias de prensa, Castro al principio pareció confundido sobre si la pregunta estaba dirigida a él y luego pidió que la repitieran mientras manipulaba los audífonos para escuchar la traducción.

Castro pronunció una letanía sobre los temas que dijo en los que Estados Unidos falla, desde el inadecuado sistema de salud hasta los menores sueldos para mujeres.

Obama, entretanto, pareció disfrutar haber puesto a Castro en esa posición (de tener que responder), haciéndole un guiño a los periodistas reunidos cuando parecía que Castro no iba a responder la pregunta.

"¿Perdón?", dijo Obama para llevar la atención al líder cubano.

En su mensaje sobre derechos humanos, Obama defendió su decisión de ir a Cubo incluso a pesar de que ese gobierno castigue la disidencia.

"Llevamos décadas de profundas diferencias", dijo Obama cuando le preguntaron cuál fue su mensaje sobre derechos humanos durante su "conversación franca" sobre el tema con Castro. "Le dije al presidente Castro que estamos avanzando y que no mirando hacia atrás".

"Seguiremos defendiendo los principios básicos en los que creemos", dijo Obama, quien en algunos momentos insistió que Castro respondieran las preguntas planteadas por periodistas estadounidenses. "Estados Unidos cree en la democracia". Creemos que la libertad de expresión, de reunión, no solo son valores estadounidenses sino valores universales".

Obama se reunió durante varias horas con Castro en el Palacio de la Revolución en La Habana Vieja, su tercera reunión con el líder cubanos desde que empezaron a trabajar en reabrir las relaciones diplomáticas con la isla.

Castro, quien dio un pronunciamiento antes de las preguntas de la prensa, dijo que progresa trabajo hacia el mejoramiento de las condiciones económicas en el país. Pero agregó que el extenso embargo comercial impide la completa restauración de las relaciones.

"Mucho podría hacerse si el bloqueo de Estados Unidos fuera levantado", dijo Castro. "Las más recientes medidas adoptadas por su administración son positivas pero insuficientes".

Obama estuvo de acuerdo en que las restricciones deberían ser eliminadas eventualmente: "El camino en el que estamos seguirá más allá de mi administración. La razón es lógica".

Casa Blanca se refiere al tema

Ben Rhodes, asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, le dijo a Jim Acosta que la lista de prisioneros políticos no ha sido compartida con Castro, pero que él ha compartyido muchas listas con el gobierno en los últimos dos años y medio.

"He compartido muchas listas con el gobierno cubano a lo largo de los dos años y medio que llevo tratando con ellos", dijo Rhodes.

En el curso de las conversaciones que llevaron a la normalización de las relaciones, Rhodes dio una lista con 53 prisioneros que liberaron cuando fue el anuncio. Ese número de casos se resolvieron de alguna forma.

“El corazón de la diferencia con el presidente Castro no es que no sepan de estos individuos", dijo Rhodes. "Sino su creencia de que no son prisioneros políticos, que están en la cárcel por varios crímenes y ofensas contra la ley cubana".

"Lo que hemos dicho en Cuba o en cualquier otro país es que si alguien está en prisión, detenido por una ofensa política fundamentalmente no política... está por motivos políticos y es injusto bajo principios internacionales que esas detenciones ocurran".

Dame la lista ahora mismo de los presos políticos para soltarlos. Dime los nombres o cuando concluya la reunión me das una lista con los presos. Si hay esos presos políticos, antes de que llegue la noche van a estar sueltos

Raúl Castro