(CNNMoney) - Fox News acusó a Donald Trump de "agresiones verbales sexistas" en contra de Megyn Kelly y emitió la que, hasta ahora, ha sido su respuesta más agresiva por los reiterados ataques del favorito republicano en contra de su presentadora estrella.

La bruscas palabras de respuesta llegaron el viernes por la noche luego de que los ataques de Trump en contra de Kelly se incrementaran hasta un nuevo nivel, al referirse a ella como "de mal gusto" y "sobrevalorada". Trump también hizo un llamado a sus partidarios para boicotear su programa en Fox News.

"Los cáusticos ataques de Donald Trump en contra de Megyn Kelly y su extrema y enfermiza obsesión con ella está por debajo de la dignidad de un candidato presidencial que desea ocupar el más alto cargo en la Tierra", dijo la cadena en su declaración.

"Megyn es una periodista ejemplar y una de las principales presentadoras en Estados Unidos... estamos extremadamente orgullosos de su fenomenal trabajo y continuamos apoyándola a lo largo de la diaria e incesante descarga de agresiones verbales groseras y machistas de Trump", continuaba la declaración. "Como la madre de tres niños pequeños, con una exitosa carrera en leyes y el segundo programa más popular en las noticias por cable, es especialmente deplorable que ella sea insultada repetidamente tan solo por hacer su trabajo".

Trump, quien durante siete meses ha intentado poner en entredicho la credibilidad de la presentadora de Fox News, intensificó sus ataques mediante un tuit el viernes.

"Todos deberían boicotear el programa de @megynkelly. Nunca vale la pena verlo. ¡Siempre habla mal de Trump!", tuiteó el favorito del Partido Republicano. "Ella es de mal gusto y es la persona más sobrevalorada en la televisión".

Este fue el ataque más intenso en una campaña contra Kelly que Trump comenzó en agosto pasado, cuando se quejó de que ella lo había tratado injustamente durante el primer debate presidencial republicano.

Desde entonces, Trump ha acusado frecuentemente a Kelly de sesgo y de una cobertura injusta, a menudo con poca o ninguna evidencia de cualquier ofensa específica.

En el período previo a lo que habría sido su segunda reunión, en el debate de Fox News el 28 de enero, Trump dijo que a Kelly no se le debería permitir que fuera moderadora. Fox News disparó de nuevo una respuesta irónica en la que acusó a Trump de tenerle miedo a Kelly y, por lo tanto, como inadecuado para tratar con líderes extranjeros. Trump decidió evitar el debate.

Trump y Kelly estuvieron reunidos en el tercer debate de Fox News, el 3 de marzo, donde Trump le habló con un tono más cordial. Kelly otra vez demostró que es el adversario más fuerte de Trump al hacerle preguntas duras y bien investigadas que le ganaron el elogio de los periodistas y observadores en ambos lados del pasillo.

No queda exactamente claro qué fue lo que precipitó la última ronda de insultos de Trump ni su llamado al boicot. A lo largo de la semana, Trump ha estado intentando de tachar a Kelly de "loca" y obsesionada con las críticas en su contra.

A los ojos de muchos críticos de Trump, es él quien parece estar obsesionado con Kelly. Y aún cuando es duro ver cómo ese tipo de ataque pudo haber tenido mucho éxito con el público estadounidense, también es verdad que la mayoría de republicanos del país han apoyado al hombre que los comete.