Desde Cuba, el presidente Barack Obama exhortó a la unidad internacional de la lucha contra el terrorismo después de que los ataques en Bruselas. (Crédito: NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images)

(CNN) - Estados Unidos hará todo lo posible por ayudar a Bélgica a llevar ante la justicia a los responsables de los ataques terroristas del martes, declaró el presidente Barack Obama el martes.

Obama exhortó a la unidad internacional de la lucha contra el terrorismo después de que los ataques dejaran al menos 34 muertos.

"Haremos lo que sea necesario para apoyar a nuestro país amigo y aliado, Bélgica, para llevar ante la justicia a los responsables", dijo Obama en un breve comentario mientras se encontraba en Cuba, donde estaba ofreciendo un discurso al pueblo cubano luego de que su administración le pusiera fin a décadas de distanciamiento entre los dos países.

El presidente dijo que el pueblo de Bélgica estaba en los pensamientos y oraciones de los estadounidenses, "y nos solidarizamos con ellos para condenar estos indignantes ataques contra personas inocentes".

"Este es otro recordatorio de que el mundo debe unirse", dijo Obama. "Debemos unirnos sin importar nuestra nacionalidad, raza o fe en la lucha contra el flagelo del terrorismo".

El presidente Obama y la asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice, reciben una actualización de los ataques de Bruselas de la asesora de Seguridad Interna, Lisa Monaco.

Obama tiene programado viajar a Argentina el martes por la tarde y las autoridades dijeron que no había planes de cancelar esa etapa de su viaje. Tampoco existen indicios de que esté cambiando su plan de asistir a un partido de béisbol entre los Tampa Bay Devil Rays y el equipo nacional de Cuba o de su reunión con disidentes.

De vuelta en Washington, y otras importantes ciudades de Estados Unidos como Nueva York, Chicago y Los Ángeles, la policía y los funcionarios de seguridad agregaron patrullas y barridos adicionales en aeropuertos, estaciones de metro y tren.

"Podemos y derrotaremos a los que amenazan la seguridad y la protección de las personas en todo el mundo", dijo Obama.

Obama llamó al primer ministro belga, Charles Michel, para ofrecer sus condolencias y reafirmar el apoyo de Estados Unidos, al decirle que los estadounidenses apoyan a la Unión Europea y a la OTAN en la derrota del terrorismo.

El secretario de Estado, John Kerry, también contactó a su homólogo, el canciller Didier Reynders, para ofrecerle apoyo a los investigadores belgas de Estados Unidos, a medida que ellos reconstruyen los acontecimientos que condujeron a los ataques.

Tres ataques perpetrados el martes en un tren de metro y en un aeropuerto de Bruselas, capital de Bélgica, han dado muerte a por lo menos 34 personas y herido a casi 170 personas más, según los medios belgas.

Tres misioneros estadounidenses resultaron gravemente heridos en la explosión, según un comunicado de la Iglesia de los Santos Últimos Días. Los tres mormones estaban sirviendo en una misión en París, Francia, y habían estado acompañando a una cuarta misionera que se dirigía a una misión en Ohio.

Los ataques ocurrieron luego de que el viernes fuera capturado en Bruselas Salah Abdelslam, uno de los organizadores de los ataques terroristas de noviembre en París que apuntaron cafés, restaurantes, una sala de conciertos y estadio, matando a 130 personas e hiriendo a más de 350.

ISIS se atribuyó la responsabilidad de los ataques, declarándolos como represalia por la participación de Francia en los ataques aéreos contra el grupo terrorista en Siria e Iraq.

Al momento de la captura de Abdelslam, el canciller belga, Didier Reynders, les dijo a los medios de comunicación que Abdelslam estaba "listo para reanudar algo en Bruselas", que él había establecido a una nueva red de personas a su alrededor y que se había encontrado un alijo grande de armas.