Marsha Gay Reynolds presuntamente intentó pasar los filtros de seguridad del Aeropuerto Internacional de Los Angeles con una maleta cargada de droga.

(CNN) – Una azafata de JetBlue que según oficiales huyó de agentes de seguridad mientras intentaba transportar 30 kilos de lo que se cree es cocaína se entregó a las autoridades el miércoles.

Marsha Gay Reynolds se entregó a agentes de la Administración para el Control de Drogas en Nueva York, informó Timothy Massino, vocero de la DEA en Los Angeles.

Ella ha sido acusada de posesión de drogas con la intención de distribución.

Él dijo que no se dará a conocer más información sobre el caso, ya que la investigación sigue activa.

Testigos dicen que luego de que la mujer fue seleccionada para una inspección aleatoria en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, la azafata realizó una llamada, se quitó su calzado y corrió, dejando su equipaje lleno de cocaína detrás, de acuerdo con el sindicato de la policía del aeropuerto.

"La seguridad de nuestra nación depende de cada individuo con autorizaciones de seguridad que le hagan honor a la confianza puesta en ellos", dijo la fiscal Eileen M. Decker en un comunicado.

"La conducta de la acusada viola la confianza y, en el proceso, expone ante el público a una transacción mayor de narcóticos y a los peligros inherentes a ese tipo de transacción. La intervención de la Administración para la Seguridad en el Transporte y de agencias del cumplimiento de la ley garantizaron la seguridad de los pasajeros y el personal en el aeropuerto de Los Ángeles".

El sindicato dijo que el caso representa un ejemplo del por qué el aeropuerto de Los Ángeles debería revisar a todos los que entran, como lo hacen los aeropuertos de Orlando y Miami.

Reynolds aparecerá por primera vez ante una corte el jueves.

Si es encontrada culpable, podría enfrentar hasta cadena perpetua en una prisión federal.

Joshua Berlinger y Paul Vercammen contribuyeron con este reporte.