NUEVA YORK (CNNMoney) - Para las familias de bajos ingresos, los descuentos que los compradores consiguen al comprar productos al por mayor a menudo están fuera de su alcance, lo que los obliga a pagar más por artículos cotidianos como el papel higiénico.

Esa es una de las conclusiones de un estudio reciente realizado en la Escuela de Negocios Ross de la Universidad de Michigan, la cual analizó las compras de papel higiénico de 100.000 hogares en Estados Unidos a lo largo de siete años.

Los investigadores encontraron que las familias de bajos ingresos eran menos capaces de pagar el costo inicial más alto por la compra de artículos al por mayor que los hogares con ingresos superiores. Por ejemplo, 36 rollos de papel de doble hoja pueden costar alrededor de 15 dólares, pero un rollo individual de una sola hoja puede costar solo 1 dólar.

La incapacidad de comprar al por mayor puede perjudicar el presupuesto de una familia de bajos ingresos en más de una manera, encontraron los investigadores. Debido a que las familias de bajos ingresos no pueden permitirse el lujo de abastecerse, tienen que ir de compras con más frecuencia. Esto significa que se pierden las ofertas: cuando el papel higiénico se acaba, no pueden esperar a que salga una oferta para comprar más.

Los investigadores encontraron que los hogares de bajos ingresos —los que ganan menos de 20.000 dólares al año— compran solo el 28,3% del papel higiénico en descuento, mientras que las familias con ingresos superiores a 100.000 dólares se benefician de descuentos casi el 40% del tiempo.

Una manera en la que las familias de bajos ingresos efectivamente trataron de ahorrar con el papel higiénico fue al comprar marcas más baratas.

El estudio también consideró el momento en el que se llevaron a cabo las compras.

Durante la primera semana de cada mes, cuando muchas familias de bajos ingresos acababan de recibir sus cheques o cupones de alimentos mensuales, eran más propensos a aprovechar las ofertas y comprar artículos al por mayor que durante el resto del mes, encontraron los investigadores. Mientras tanto, los hogares con mayores ingresos podían comprar estos productos con descuento durante todo el mes.

"Nuestros hallazgos sugieren que no es que los hogares pobres no puedan hacer los cálculos o sean económicamente ineptos", dijo el profesor Yesim Orhun en una entrevista. "Pueden ser frugales. Toman la mejor oferta cuando pueden pagarla".

Orhun y el estudiante de doctorado Mike Palazzolo se enfocó en el papel higiénico porque todo el mundo lo usa y es difícil prescindir de él. Además el papel higiénico se utiliza a un ritmo constante, no hay un sustituto próximo para él y no es perecedero, por lo que los hogares pueden abastecerse de él. También es un artículo que frecuentemente está en descuento en las tiendas.

Si bien el estudio solo examinó las compras de papel higiénico, Orhun señala que la mayoría de los productos en las tiendas de comestibles pueden ser almacenados y adquiridos al por mayor. Cosas como el jabón para platos, el detergente para ropa, las papas fritas, el arroz y las bebidas sin alcohol son más baratas al por mayor.

El acceso limitado a los supermercados y a las tiendas de descuento, lo que contribuye a la idea de que los pobres terminan pagando más por las cosas o la "penalización de la pobreza", es uno de los mayores problemas que enfrentan los barrios de bajos ingresos.

Sin embargo, el estudio sugiere que las familias de bajos ingresos no siempre pueden pagar los artículos al por mayor o en descuento en las tiendas a las que sí tienen acceso.

Las familias de bajos ingresos podrían beneficiarse más de las cosas como las ventas al comienzo del mes o las opciones de financiación, como una línea de crédito o planes de pago. A diferencia de los televisores y otros artículos de precio elevado, la mayoría de las tiendas no suelen ofrecer opciones de financiación para productos básicos como el papel higiénico.