(CNN) - Tuit por tuit, Donald Trump podría debilitar los esfuerzos del Partido Republicano por reducir la brecha de género, una estrategia que es fundamental para las esperanzas del partido de retomar el control de la Casa Blanca en noviembre.

Molesto por el hecho de que un súper PAC que está en contra de Trump se dirigiera a su esposa mediante el uso de una foto subida de tono, Trump ha atacado a la esposa de Ted Cruz, lo que representa un cambio en las reglas convencionales sobre lo que es aceptable en la política presidencial.

El martes publicó en Twitter que él "diría la verdad" sobre Heidi Cruz, una exejecutiva de Goldman Sachs.

Y retuiteó una foto poco favorecedora la noche del miércoles en la que Heidi Cruz aparece junto a su esposa, con la descripción "una imagen vale más que mil palabras".

Ted Cruz, molesto y sensible, arremetió contra Trump el jueves por los ataques y en repetidas ocasiones se negó a decir si apoyaría Trump si él es el candidato republicano a la presidencia.

"Donald, tú eres un cobarde llorón; deja a Heidi en paz", le dijo a los reporteros en Wisconsin, e hizo un llamado a los republicanos para que se unieran en torno a su candidatura y derrotaran a Trump.

Él agregó que "las mujeres fuertes asustan a Donald".

Por qué voto por los tuits de Donald Trump sobre Heidi Cruz es el más reciente —y quizá el más provocador— bombardeo en una serie de complicados enfrentamientos entre Trump y mujeres importantes que podría complicar las probabilidades del Partido Republicano en las elecciones generales. Con Hillary Clinton como la posible nominada demócrata, el historial de Trump de insultos dirigidos a las mujeres podría ser incluso más problemático, al inyectar el género en la contienda de maneras impredecibles.

"Él tiene un patrón de 30 años de este tipo de sexismo en contra de las mujeres, y de atacar a las mujeres cuando no consigue lo que quiere", dijo la estratega demócrata Tara Setmayer en una entrevista el miércoles con Don Lemon en "CNN Tonight". "Así que va a ser difícil defender esto si, Dios no lo quiera, él es el nominado en las elecciones generales. ¿Crees que Hillary Clinton va a dejar pasar estas cosas? Esto es poco en comparación con lo que le va a pasar en las elecciones generales".

La campaña de Trump no respondió a un correo electrónico que buscaba comentarios sobre sus tuits acerca de Heidi Cruz.

Los críticos podrían tener mucho materia sí ellos apuntaran a describir a Trump como el nuevo líder en la llamada "guerra contra las mujeres".

Como todos saben, Trump tuvo una pelea con la presentadora de Fox News, Megyn Kelly, un enredo que la cadena calificó como una "obsesión enfermiza".

Una vez dijo que Rosie O'Donnell era una "cerda gorda". Y le envió una nota a la columnista del New York Times Gail Collins en la que le decía que tenía "cara de perro".

También criticó su antigua rival para la presidencia republicana, Carly Fiorina sobre su aspecto, una pelea que llevó a Fiorina a decir en un debate: "Las mujeres por todo el país escucharon muy claramente lo que el señor Trump dijo".

El grupo Our Principles PAC que está en contra de Trump recientemente publicó un video en el que aparecían mujeres leyendo declaraciones que Trump había hecho sobre otras mujeres, enfocadas en su apariencia".

"Gamba. Perro. Cerda gorda", dicen las mujeres en el anuncio, y añaden una serie de comentarios que Trump ha hecho a lo largo de los años. "Así es como Donald Trump habla sobre nuestras madres, nuestras hermanas, nuestras hijas".

Cuando Wolf Blitzer de CNN le preguntó el lunes por sus declaraciones sobre las mujeres, Trump dijo que algunos de sus comentarios eran solo parte de "la industria del espectáculo", y que él sería mejor para las mujeres que Clinton.

"Nadie respeta a las mujeres más que yo", dijo. "Nadie cuida de las mujeres... y ellas cuidan de mí porque hacen un buen trabajo".

En 2012, el presidente Barack Obama ganó a las mujeres en general por 11 puntos, aunque perdió con las mujeres casadas por un margen similar.

Como resultado, el Comité Nacional Republicano prometió mejorar en este aspecto, y sugirió que tendrían una capacitación de mensajes para los candidatos y un enfoque en "desarrollar una visión de vanguardia para votar por los republicanos que resulte atractiva para las mujeres", en un informe posterior a 2012.

Sin embargo, con su torrente de insultos dirigidos a las mujeres, Trump efectivamente está enterrando esa autopsia. Una encuesta de CNN/ORC publicada el lunes muestra que Clinton le lleva una ventaja a Trump de 60% a 33% entre las mujeres en una elección general hipotética.

Los partidarios de Trump han argumentado que él insulta la igualdad de oportunidades, al atacar a hombres y mujeres por igual por su apariencia. Por ejemplo, él ha criticado a los senadores Rand Paul y Marco Rubio por su altura. También ha satirizado con frecuencia la tendencia de Rubio a sudar bajo las luces del debate.

Pero incluso algunos de sus partidarios más importantes lo han criticado por sus comentarios.

"Desearía que él hubiera permanecido fuera de la pelea y no hubiera arrastrado a Heidi a esto, porque por como veo las cosas, Melania Trump es una mujer muy respetable, habla cinco idiomas, tiene una buena educación", dijo la colaboradora de CNN y partidaria de Trump, Kayleigh McEnany a Don Lemon. "Heidi Cruz, de igual forma, es una mujer muy inteligente. Yo diría que ambas son mujeres modelo".

Sus comentarios sobre las mujeres no le han perjudicado en la lucha por la nominación.

Entre los republicanos, Trump tiene una ventaja entre las mujeres, con el 44% frente al 32% de Ted Cruz, según una encuesta reciente de CNN/ORC. A corto plazo, cerrar esa brecha podría ser una forma para que Cruz mejore sus probabilidades de frenar el avance de Trump hacia los 1.237 delegados que necesita para ganar la nominación del partido.

El jueves en la mañana, un intercambio con Ben Carson en "The View", un programa diario que atrae a cientos de miles de mujeres televidentes, ofreció un preámbulo al tipo de preguntas que los republicanos enfrentarán si Trump es su nominado.

"Usted se ha aliado con un hombre que ha criticado a las mujeres y ha hecho incontables comentarios racistas, y es Ben Carson... ¿por qué habría de aliarse con eso?", , preguntó Whoopi Goldberg.

"Bien, sabes, que tienes que ver lo bueno y lo malo. "Ninguna persona es perfecta", dijo Carson, y añadió que Trump ayudó a integrar clubes en Palm Beach. ¿Ha dicho algunas cosas que yo no diría o que tú no dirías? Por supuesto".