(CNN) - Las tropas sirias del presidente Bachar al Asad recuperaron el domingo la histórica ciudad de Palmira, y ahora la atención se vuelve sobre la brutal destrucción que sufrió el sitio patrimonio de la humanidad en los meses que estuvo bajo control de ISIS.

La UNESCO planea evaluar la magnitud de los daños pronto, pero las imágenes tomadas tras la entrada de las tropas sirias en la ciudad muestran que muchas de las estructuras -que datan de los siglos I y II y une técnicas grecorromanas con tradiciones locales e influencias persas- permanecen en su lugar, reforzando la esperanza de que ISIS no arrasó por completo con los tesoros del lugar.

Las fotos obtenidas por la Dirección General de Antigüedades y Monumentos del Museo Nacional de Palmira muestran estatuas con las caras arrancados -de acuerdo con las estrictas interpretaciones de la ley islámica sobre representación de formas humanas- y de estatuas rotas en el suelo. Las autoridades evacuaron lo que pudieron del museo, pero los artículos más grandes y los fijados en las paredes tuvieron que ser dejados a merced de los militantes.

Sin embargo, se mostró positivo por que la condición de los artefactos significaba que podían ser restaurados, según una traducción de un artículo en el sitio web del departamento.

Del mismo modo, las fotos de un anfiteatro romano, del templo de Bel y la Columnata, obtenidas por el gobierno sirio parecían mostrar las  antiguas ruinas en buen estado.

El apoyo internacional a la reconstrucción

Irina Bokova, directora general de la UNESCO, habló con el presidente ruso, Vladimir Putin, un aliado clave de al Asad cuyos ataques aéreos facilitaron la recaptura de Palmira. Putin prometió apoyo material para la preservación y el trabajo de reconstrucción en la histórica ciudad, de acuerdo con un comunicado de prensa en el sitio web de la UNESCO.

El artículo también dice que Bokova habló con Maamoun Abdulkarim, director del Departamento de Antigüedades de Siria, reiterando el "apoyo total" del organismo de la ONU para la restauración de los tesoros antiguos.

Meses de destrucción

La victoria del ejército sirio llega después de meses de destrucción por parte de los militantes de ISIS.

Después de apoderarse de la ciudad en mayo, ISIS dio comienzo a la destrucción de sitios históricos, mostrando su desprecio por el pueblo y su historia.

Siria dijo que ISIS destruyó dos sitios sagrados musulmanes apenas un mes después de tomar el control de la ciudad: un santuario de 500 años de edad y una tumba donde un descendiente del primo del profeta Mahoma fue enterrado, según los informes.

Dos meses más tarde, el grupo terrorista destruyó más antigüedades, incluyendo el arco del triunfo de 1.800 años de edad, que enmarcaba la entrada de la ciudad y el Templo de Baalshamin, de casi 2.000 años de antigüedad. ISIS también decapitó al experto antigüedades que se ocupaba de las ruinas.