(CNN Español) - Una comisión especial de la Cámara de Diputados de Brasil decidirá el lunes si recomienda o no el juicio político a la presidenta Dilma Rousseff.

El relator —o instructor— de la comisión, Jovair Arantes, presentó este miércoles un informe en el que pide seguir el proceso y recomienda el juicio.

Rousseff es señalada de estar detrás de maniobras fiscales para maquillar los balances y el presupuesto públicos de 2014 y 2015.

El gobierno dice que esto no representa una base legal para iniciar el proceso que podría terminar con la destitución de la presidenta.

Si el voto de la comisión recomienda el juicio político, la causa será enviada al pleno de la Cámara de Diputados.

El martes, el magistrado Marco Aurelio Mello del Tribunal Supremo le ordenó a la Cámara de Diputados que inicie un proceso de juicio político contra el vicepresidente Michel Temer. Según la demanda aceptada por el juez, temer habría incurrido en el mismo "delito de responsabilidad" que Rousseff al firmar decretos que facilitaron maniobras contables para maquillar los resultados del gobierno en los últimos dos años.

El fin de semana, una jueza del Supremo Tribunal Federal de Brasil rechazó incluir en el proceso acusaciones que vinculan a Rousseff con la corrupción en Petrobras. La jueza Rosa Weber rechazó el pedido del diputado opositor Arnaldo Faria de Sá para que se anexaran a los cargos sobre maniobras fiscales el testimonio de implicados en los hechos de corrupción.

Este anexo indicaría que Dilma Rousseff sabía lo que ocurría e intento obstruir la investigación.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva indicó que confía que el Supremo Tribunal Federal avale su nombramiento como ministro de la Casa Civil. Por el momento el nombramiento está suspendido y a la espera de un pronunciamiento de la corte.

En juego esta un "fuero privilegiado": en caso de que Lula da Silva concrete su puesto, quedaría "blindado" ante la justicia común en un momento en que se investiga su presunta participación en el caso de corrupción de la empresa Petrobras.

Lula da Silva apuntó hacia el actual vicepresidente Michel Temer —primero en la linea de sucesión si prospera el juicio politico contra Dilma Rousseff— e indicó que sería la forma mas vergonzosa de llegar al poder.