NUEVA YORK (CNNMoney) - Michael Jordan tiene su propia línea de zapatos. Tiger Woods tiene su propia línea de ropa de golf.

Y ahora Ruqsana Begum, una mujer musulmana que practica el muay thai, tiene su propia línea de hijabs deportivos.

"Estoy peleando por un campeonato mundial y estoy lanzando mi producto al mismo tiempo, así que esto para mí es muy importante", dijo Begum, la campeona británica del peso átomo en el boxeo muay thai.

Como mujer musulmana y luchadora de artes marciales de Bangladesh, Begum se describió a sí misma como "la minoría de una minoría de una minoría".

"Debido a que soy musulmana, entiendo la necesidad de usar un hijab deportivo, de sentirme empoderada por un hijab deportivo", le dijo a CNNMoney por teléfono desde la casa de su familia en Londres. "Los deportes tienen que estar abiertos a todos los antecedentes, entre ellos las mujeres musulmanas que podrían sentirse intimidadas por la idea de entrar a un gimnasio".

El hijab es un velo que algunas mujeres musulmanas usan para cubrirse la cabeza. Aunque Begum no usa el hijab, cree que hay mercado para un velo de licra talla única de 16 libras (22,5 dólares) que no se cae mientras estás luchando.

Begum llevó una doble vida cuando empezó a entrenar en 2002 a los 18 años de edad, ya que le ocultó a sus padres su participación en el muay thai durante años. Sin embargo, a la larga lo entendieron, dijo.

"En cierta forma se adaptaron a los cambios en la sociedad, y han visto que me he mantenido fiel a mi tradición y cultura, así que no se sienten amenazados por ello", dijo.

La campeona británica del muay thai, Ruqsana Begum, está lanzando una línea de hijabs deportivos mientras se prepara para la pelea por el título del campeonato mundial.

Desde entonces ha ganado una medalla de bronce en una competencia internacional en Bangkok, se convirtió en la campeona británica en su clase de peso y en capitana del equipo británico, ganó una medalla de oro en una competencia europea en Latvia y portó la antorcha en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012.

Sin embargo, ella tuvo que desprenderse de una parte de su cultura. Dijo que ayunar para el Ramadán durante su entrenamiento la dejó "destrozada", especialmente después de que fuera diagnosticada con fatiga crónica en 2010.

A diferencia de Jordan y Woods, quienes se asociaron con Nike para lanzar su línea de ropa deportiva, Begum diseñó su propia línea y adquirió de fuentes externas la manufactura en Pakistán, luego de tratar, sin éxito, de conseguir un fabricante en Inglaterra.

Begum no inventó la idea de un hijab deportivo. Jugadores de fútbol y otros atletas, principalmente de Oriente Medio, ya utilizaban hijabs deportivos de varias marcas, como Capsters.

"Yo fui la inventora del hijab deportivo", dijo la cofundadora de Capsters, Cindy van den Bremen, una diseñadora holandesa que no es futbolista.

Ella dijo que diseñó el hijab deportivo en 1999 para una estudiante musulmana en los Países Bajos que fue "suspendida de la clase de gimnasia por su hijab supuestamente poco seguro". Ella estableció la marca Capsters dos años después, y cofundó la compañía Capsters en 2008. Ella vende diferentes estilos en línea, entre ellos para deportes de agua, fútbol y para correr, por 22,50 libras (25,66 dólares).

"Pensamos que lo que Ruqsana ha hecho es genial", dijo Bremen, quien es profesora en la Academia de Diseño Eindhoven en los Países Bajos. "Es una lástima que no hayamos sabido que Ruqsana buscaba hijabs deportivos".