Bajo estrictas medidas de seguridad, los diplomáticos depositaron ofrendas florales en el Parque de la Paz (KAZUHIRO NOGI/AFP/Getty Images).

(CNN) - El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, se ha convertido en el primer secretario de Estado en funciones en visitar el venerado monumento al bombardeo nuclear de Hiroshima.

Kerry, la jefa de Política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, y otros ministros de Exteriores del Grupo de los Siete, quienes están en Japón durante dos días para conversaciones, visitaron el lunes el sitio donde se utilizó por primera vez en el mundo un arma atómica en una guerra.

"Este es un cuadro desgarrador. Como ser humano sientes una mezcla de emociones", dijo Kerry al referirse al monumento.

"Nos recuerda a todos sobre la extraordinaria complejidad de las elecciones de guerra y lo que la guerra les causa a las personas, a las comunidades, a los países, al mundo. Esta fue una exhibición que personalmente nunca olvidaré".

Su viaje fue un claro recordatorio de que sobre la actual ronda de conversaciones del G-7 se cierne la historia de la ciudad en la que estas se están llevando a cabo.

Hiroshima fue devastada cuando Estados Unidos arrojó una bomba atómica en la ciudad en agosto de 1945. La bomba, la cual condujo al fin de la Segunda Guerra Mundial, mató a 140.000 personas... momentos después del impacto y más tarde durante la exposición a la radiación.

Tres días después, Estados Unidos dejó caer una segunda bomba en la ciudad portuaria de Nagasaki, matando a casi 70.000 personas.

'Todas las personas del mundo' deberían ver esto

Bajo estrictas medidas de seguridad, los diplomáticos depositaron ofrendas florales en el Parque de la Paz y luego caminaron hasta la Cúpula de la Bomba Atómica. La ruina, la cual es la única estructura que quedó en pie cerca del epicentro de la bomba, sirve como un monumento a las personas que murieron en el bombardeo.

Anteriormente, recorrieron el Museo de la Paz que documenta el impacto devastador del ataque. El museo aloja ropa quemada de las víctimas y de sobrevivientes, así como objetos personales.

Juntos, estos tres sitios están de pie como un poderoso símbolo para el desarme nuclear.

"Todo el mundo debe ver y sentir el poder de este monumento. Es un duro, crudo y apremiante recordatorio no solo de nuestra obligación de ponerle fin a la amenaza de las armas nucleares, sino para rededicar todo nuestro esfuerzo para evitar la guerra en sí", escribió Kerry en un mensaje en el libro de visitas del sitio.

"La guerra debe ser el último recurso... nunca la primera opción. Este monumento nos obliga a redoblar nuestros esfuerzos para cambiar el mundo, para encontrar la paz y construir el futuro que tanto anhelan los ciudadanos de todo el mundo" .

Ninguna disculpa

A pesar del tono pacífico del mensaje, un alto funcionario del Departamento de Estado que viajó con Kerry dijo enfáticamente que el principal diplomático de Estados Unidos no emitirá una disculpa por el uso de armas nucleares y la devastación que causó.

"Si te estás preguntando si el secretario de Estado llegó a Hiroshima para disculparse, la respuesta es no", dijo el funcionario. "Si te estás preguntando si el secretario —y creo que todos los estadounidenses y japoneses— está lleno de dolor por las tragedias que afectó a muchos de nuestros compatriotas, la respuesta es sí".

Antes de visitar el monumento, Kerry habló con Fumio Kishida, el ministro de Asuntos Exteriores de Japón.

"Mi visita a Hiroshima tiene un significado muy especial sobre la fuerza de nuestra relación y el trayecto que hemos recorrido juntos desde el momento difícil de la guerra", dijo Kerry.

"Vamos a visitar el pasado y honramos a los que perecieron, pero este viaje no es sobre el pasado; es sobre el presente y el futuro".

El gobierno japonés y el público esperan que el hecho de que la cumbre se lleve a cabo en Hiroshima fomente una mejor comprensión entre las naciones sobre la postura nuclear incondicional de Japón.

Las declaraciones recientes del favorito del Partido Republicano, Donald Trump, que proponen que Japón y Corea del Sur se armen con armas nucleares han llamado la atención en Japón.

"Para nosotros, obtener armas nucleares es totalmente inconcebible", dijo Kishida el lunes.

Sin embargo, Kerry tiene mucho más que su visita al memorial de Hiroshima en su agenda.

Durante el primer día de conversaciones, el G-7 —conformado por Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Italia y Japón— discutió la guerra civil de Siria, la crisis migratoria que enfrenta Europa y la violencia en Ucrania, según dijeron los asesores que viajaron con Kerry.

Kerry también dirigió una discusión sobre el caos político en Iraq y Afganistán, después de haber visitado ambos países esta semana. La lucha contra ISIS también dominó las discusiones. Algunos de los miembros europeos enfrentan problemas de seguridad después de los recientes ataques terroristas en Bruselas y París.

Sin embargo, Japón espera resaltar preocupaciones apremiantes en Asia, incluyendo las actividades de China en el Mar del Sur de China y la amenaza nuclear de Corea del Norte.

Kerry destacó por qué cree que el G-7 y la cooperación internacional son importantes.

"El estable sistema internacional pacífico que hemos construido en las décadas desde la Segunda Guerra Mundial no son un hecho", dijo. "No son automáticos. Requieren de trabajo, inversión y liderazgo".

El viaje de Kerry a Hiroshima también podría allanar el camino para que el presidente Barack Obama visite la ciudad el próximo mes, cuando viaje a Japón para la cumbre de líderes del G-7, impulsando la especulación en relación a si ofrecerá una disculpa formal por el bombardeo y la devastación que causó.

El alto funcionario del Departamento de Estado dijo que la Casa Blanca no había tomado una decisión formal.