(CNN) - Un brote de fiebre amarilla que ha matado a cientos de personas en Angola parece estar moviéndose al vecino Congo, donde ya hay al menos 21 muertos.

Al menos 225 muertes fueron reportadas en Angola, en el peor brote de fiebre amarilla en el país en tres décadas. La mayor parte de los casos se registraron en la capital, Luanda.

La República Democrática del Congo informó de las muertes esta semana, según dijo la Organización Mundial de la Salud en un comunicado.

Entre enero y marzo, se registraron unos 150 casos sospechosas de la enfermedad en el Congo.

Algunos de los casos se detectaron en las zonas fronterizas con Angola y "fueron importados", dijo la organización.

"El informe de la infección por fiebre amarilla en viajeros que regresan de Angola... pone de relieve el riesgo de propagación internacional", dijo la declaración de la OMS.

Vinculado al virus del Zika

La fiebre amarilla es transmitida por dos tipos de mosquitos, uno de los cuales es responsable del virus del Zika, que ha asolado el continente americano.

El virus de la fiebre amarilla se transmite cuando un mosquito pica a un mono infectado y luego pica a un humano.

Los síntomas incluyen fiebre, dolor muscular, náuseas, vómitos y pérdida de apetito, y pueden ser confundidos con la malaria u otras enfermedades transmitidas por mosquitos.

No hay tratamiento

Un pequeño porcentaje de personas infectadas experimentan una segunda fase dentro de las 24 horas de enfermarse. Tienen síntomas más avanzados, incluyendo ictericia, hemorragias y sangrado de los ojos, la nariz y la boca.

Al menos la mitad de los pacientes que experimentan la segunda fase de la enfermedad mueren en entre 10 y 14 días.

No existe un tratamiento para la fiebre amarilla.