Debido a un fallo, el Fort Worth de 118 metros y 3.400 toneladas hará el viaje de un poco más de 14.300 kilómetros a través del Pacífico utilizando solo la energía de los motores de turbina de gas.

(CNN) - Una factura por reparaciones de aproximadamente 23 millones de dólares y meses fuera de servicio. Ese es el costo para los contribuyentes de Estados Unidos y la Marina después de que el buque de combate litoral de cuatro años de antigüedad, USS Forth Worth, intentara operar su sistema de propulsión sin aceite suficiente en enero.

La Marina anunció el miércoles que el buque de 360 millones de dólares haría una travesía de seis semanas este verano desde Singapur, donde ha estado amarrado desde el incidente, hasta San Diego para la reparación de sus engranajes combinados, hardware que transfiere la energía de los motores de turbina diesel y de gas del buque a su sistema de propulsión por chorro de agua.

"El siniestro se produjo debido a que supuestamente no se siguieron los procedimientos durante una prueba operativa de los motores diesel de propulsión principales de babor y estribor", dijo la Flota del Pacífico en Pearl Harbor, Hawái, en una declaración emitida a principios de este año.

"Durante la puesta en marcha de los principales motores de propulsión diesel, no se suministró aceite lubricante adecuadamente a las transmisiones combinadas del buque según se requiere en los procedimientos operativos del mismo", dijo el teniente comandante Timothy Hawkins, portavoz de la Marina. "El flujo insuficiente de aceite lubricante dio lugar a alarmas por alta temperatura en los engranajes combinados de babor y estribor".

El costo estimado de 23 millones de dólares que hizo la Marina para el USS Fort Worth cubre mantenimiento ya en curso, transporte desde Singapur a San Diego y reparaciones y mantenimiento programados una vez que el buque llegue a su puerto de origen, según Hawkins.

"Se espera que los preparativos tomen varios meses para completar las inspecciones necesarias, realizar enjuagues del sistema de aceite lubricante y configurar la planta de ingeniería para llevar a cabo operaciones seguras", decía un comunicado de la Flota del Pacífico.

El Fort Worth de 118 metros y 3.400 toneladas hará el viaje de un poco más de 14.300 kilómetros a través del Pacífico utilizando solo la energía de los motores de turbina de gas, lo que quiere decir que será más lento y que requerirá más paradas de reabastecimiento de combustible y suministro de lo que normalmente se requeriría, dijo la Marina.

Al buscarle el lado más optimista al incidente, la Marina dijo que el tiempo de reparación del Fort Worth en San Diego coincidiría con un periodo de mantenimiento planificado en su puerto de origen.

El incidente le costó al entonces oficial de mando del Fort Worth, comandante Michael L. Atwell, su empleo a finales de marzo, cuando la Marina anunció que Atwell estaba siendo reasignado a responsabilidades en el escuadrón LCS en San Diego.

"Surgieron suficientes hallazgos de hechos durante la investigación para garantizar el relevo del oficial de mando", dijo la Flota del Pacífico en un comunicado en ese entonces.

El percance mecánico en el Fort Worth se produjo poco después de un error semejante en su buque gemelo, el USS Milwaukee, el cual se averió en el Océano Atlántico el 10 de diciembre, menos de un mes después de su puesta en servicio. El buque tuvo que ser remolcado casi 65 kilómetros a la Base Expedicionaria Conjunta de Little Creek-Fort Story en Virginia.

La Marina dijo en ese entonces que los desechos metálicos fueron encontrados en los sistemas de filtro del buque, causando una pérdida de presión en el lubricante que va a los engranajes que transfieren energía de los motores de turbina diesel y de gas del buque a su sistema de propulsión por chorro de agua.

Los funcionarios de la Marina posteriormente explicaron lo que ocurrió en un correo electrónico a CNN.

El Milwaukee "está diseñado para funcionar con motores de turbina de gas y diesel, los cuales pueden funcionar en conjunto o de manera independiente", dijo la teniente de la Marina, Rebecca Haggard. En el caso del Milwaukee, al cambiar de un sistema a otro, un embrague no se desconectó según lo diseñado. En cambio, el embrague siguió girando y algunos de los engranajes del embrague fueron dañados".

El Milwaukee ha sido objeto de reparaciones y a finales de febrero fue llevado de Virginia a Mayport, Florida, donde la Marina dijo que requeriría equipo adicional para probarlo esta primavera antes de proceder a su puerto base en San Diego.

Los buques de combate litoral de la Marina llegan en dos variantes: el monocasco y el trimarán. El Fort Worth y el Milwaukee son monocascos. Con una versión entre 4 y 5 metros y una velocidad de 40 nudos, los barcos están diseñados para funcionar en ambientes litorales o áreas costeras poco profundas.