(CNN) - El fotógrafo Andrew Lilyquist logró una fotografía envidiable y poco usual. De esas imágenes que los profesionales pasan días y horas buscando.

Mientras trabajaba en la reserva natural Circle B Bar en Florida pudo ver y fotografiar una escena impresionante: un caimán enorme desayunando. Pero no se trataba de una presa usual sino de otro caimán, significativamente más pequeño.

Lilyquist dejó a un lado su cámara de fotos y tomó su celular para grabar. Lo mismo hizo Alex Figueroa, otro fotógrafo en el lugar. En la grabación se escucha el sonido que hace el animal al cerrar sus poderosas mandíbulas y se le ve sacudiendo su presa de un lado a otro:

Según autoridades de vida salvaje de Florida, es común que los caimanes recurran al canibalismo, sobre todo en época de apareamiento.