(CNNMoney) - Las empresas estadounidenses más grandes tienen alrededor de 1,4 billones de dólares en efectivo en el exterior para evitar el pago de miles de millones en impuestos en Estados Unidos, según un nuevo informe de Oxfam América.

Las empresas deben pagar impuestos federales sobre sus beneficios globales, pero el impuesto sobre el dinero obtenido en el extranjero se ve afectado solamente cuando es llevado de vuelta a Estados Unidos.

Esta política ha motivado a algunas empresas — incluyendo a Apple, Microsoft y Google— a mantener grandes cantidades de dinero en el extranjero.

A pesar de que las grandes empresas se han enfrentado a la indignación pública por esconder dinero en efectivo fuera de su país de origen, la práctica es legítima y las empresas dicen que sería perjudicial repatriar el dinero.

El gobierno de Estados Unidos impone una tasa de impuestos del 35% sobre el efectivo repatriado. Esa es una tasa mucho más alta de lo que muchas empresas pagan actualmente, según Oxfam. La tasa impositiva corporativa efectiva de Apple era de 25,9% entre el 2008 y el 2014.

El nuevo informe de Oxfam muestra que Apple tiene la mayor cantidad de dinero en el exterior que cualquier empresa importante de Estados Unidos, con 181.000 millones de dólares.

El director ejecutivo de Apple, Tim Cook, dijo en diciembre que le "encantaría" repatriar las ganancias extranjeras de Apple, pero que no puede porque "le costaría un 40%".

El 40% se refiere a la tasa combinada de impuestos federales y estatales de Estados Unidos que Apple probablemente tendría que pagar.

General Electric tiene la segunda mayor reserva de dinero en efectivo en el extranjero, con 119.000 millones de dólares. Microsoft, Pfizer e IBM se encuentran entre las cinco principales empresas de Estados Unidos con la mayor cantidad de dinero en efectivo en el exterior.

Este problema tiene desconcertado a los políticos en Washington desde hace mucho tiempo, algunos de los cuales se inclinan por ofrecerles a las empresas una reducción de impuestos única para atraerlos a fin de que regresen su dinero a casa. Pero la reforma fiscal en Estados Unidos es lenta en el mejor de los casos y la posibilidad de que los legisladores aborden esta cuestión en un año electoral es muy reducida.

Oxfam basa su cálculo de 1,4 billones de dólares en los informes financieros del 2014 de 50 de las mayores empresas de Estados Unidos.

Oxfam dijo que parte del dinero podría ser reinvertido en filiales en el extranjero, pero que aún representa ganancias que se libran del régimen de imposición de Estados Unidos.