La consternación que ha impregnado la sociedad taiwanesa al ver a sus compatriotas tomados por la policía de Kenya y empujados, con capuchas negras sobre sus cabezas, en un avión de China Southern.

Nota del editor: J. Michael Cole reside en Taipei y es miembro no residente sénior del Instituto de Política China de la Universidad de Nottingham y editor en jefe de Thinking-Taiwan.com... el cual está afiliado a una organización fundada por la presidenta electa de Taiwán, Tsai Ing-wen. Las opiniones expresadas son exclusivamente las suyas.

(CNN) - La crisis en curso sobre la deportación de 45 nacionales taiwaneses a China por las autoridades de Kenya ha provocado consternación en Taipei y acusaciones de secuestro internacional en todo el mundo.

Además del hecho de que los individuos fueron absueltos de todos los delitos por un tribunal de Kenya, su extradición a China, aparentemente debido a la presión de las autoridades chinas, plantea cuestiones esenciales sobre las implicaciones futuras de la política de "una sola China" en un momento de mayor afirmación de China.

El alcance extraterritorial de China en todo el mundo es también motivo de aprehensión entre los taiwaneses, uigures, tibetanos y activistas de Hong Kong quienes ahora viven y viajan bajo la sombra de una posible captura y extradición a China por cualquier "crimen", como se define intencionadamente en la imprecisa Ley de Seguridad Nacional de Beijing.

Tras el presunto secuestro de cinco libreros de Hong Kong a manos de China, este ultraje sugiere que nadie está a salvo ahora y que Beijing no dudará en romper los acuerdos o los convenios internacionales para la consecución de sus objetivos. De hecho, incluso el ser un extranjero, como dos de los libreros (y como uno de los trabajadores taiwaneses, según los informes), ya no confiere el tipo de protecciones que se asumen en este tipo de situaciones.

Aunque dicha acción corre el riesgo de ser contraproducente en términos de ganar los corazones y las mentes de los taiwaneses, este posiblemente es un caso en el que la ideología está impulsando la política en China, tal vez el resultado de la evolución interna que obliga al gobierno del presidente Xi Jinping a adoptar una línea más dura en Taiwán y otras "periferias".

Dada su influencia económica en varios países en todo el mundo, y la aparente renuencia de la comunidad internacional para hacerla retroceder cada vez que incumple con el derecho internacional, parece poco probable que Beijing se quede sin socios dispuestos a hacer cumplir su rígida definición de "una sola China" a corto plazo.

¿Un golpe fatal para las relaciones a través del estrecho?

El presunto secuestro de los trabajadores taiwaneses arroja serias dudas sobre la buena voluntad de Beijing de mantener una relación constructiva con Taiwán un poco más de un mes antes de que una nueva administración sea juramentada en Taipei.

En Taiwán, la reacción frente a lo que, para todos los intentos y propósitos, asciende al secuestro de ciudadanos taiwaneses, ha tenido un impacto de concentración similar a la que se observó cuando Chou Tzu-yu, una joven cantante taiwanesa de K-pop de 16 años, fue obligada a hacer un video de disculpa al estilo de ISIS por haber mostrado la bandera de China en un clip promocional.

Además de la consternación que ha impregnado la sociedad taiwanesa al ver a sus compatriotas tomados por la policía de Kenya y empujados, con capuchas negras sobre sus cabezas, en un avión de China Southern, los políticos de todas partes están ahora poniendo en cuestión los ocho años de acercamiento bajo el presidente Ma Ying-jeou, quien dimite el 20 de mayo.

El status quo que ha servido como el fundamento de los vínculos a través del estrecho, así como las diferentes interpretaciones de "una sola China" que han proporcionado la flexibilidad necesaria para que los dos lados coexistan, ahora parecen bajo asalto por Beijing.

De hecho, muchos de los principales logros del Ma "Beijing amistoso" son ahora considerados bajo una luz completamente nueva; en lugar de instrumentos de normalización y reciprocidad, ahora es difícil no considerar esos éxitos de manera cínica, como meras herramientas para que Beijing bloquee a Taiwán incluso de manera más estrecha dentro de su abrazo.

Al Consejo de Asuntos de China Continental, la agencia encargada de la comunicación con Beijing, se le ha negado el acceso a los 45 taiwaneses y las autoridades de Taiwán se mantienen en gran medida a oscuras.

Por otra parte, el manejo del asunto demuestra que el acuerdo de lucha contra el crimen conjunto firmado entre las dos partes en 2009 –el mismísimo tipo de acuerdo que entraría en juego en una situación de este tipo– es efectivamente un instrumento muerto que Beijing puede ignorar en el momento en que le parezca. Lo mismo se aplica de manera concebible a los otros veinte o veintitantos acuerdos firmados entre las dos partes desde 2008.

La conducta de Beijing solo tendrá éxito para alienar a los taiwaneses ordinarios, entre quienes el apoyo a la unificación está en su punto histórico más bajo, con un solo dígito. Para la presidenta electa, Tsai Ing-wen, este incidente crea un desafío, ya que tendrá que seguir negociando con un régimen que no tiene reparos en romper las reglas, y que está dispuesto a extender el alcance de sus leyes para incluir a los ciudadanos taiwaneses, en dondequiera que se encuentren.