(CNN Español) - El presidente interino de la Cámara de Diputados de Brasil Waldir Maranhão anuló este lunes el proceso del juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff.

No obstante el presidente del Senado Renan Calheiros dijo que desconoce la anulación y que el proceso contra Rousseff sigue en pie.

Maranhão, quien sustituyó a Eduardo Cunha después de que fuera suspendido de su cargo por el Tribunal Supremo este 5 de mayo, anuló las sesiones que dieron luz verde al proceso.

Pero, como explicó Marcio Coimbra a Patricia Janiot, el Senado hace caso omiso a esa medida porque el proceso ya salió de la Cámara de Diputados. Y son los senadores quienes deben evaluar el caso como jueces.

Waldir Maranhão, presidente interino de la Cámara; Dilma Rousseff, presidenta de Brasil y Renan Calheiros, presidente del Senado. (Crédito: Getty Images/CNN)

Waldir Maranhão, presidente interino de la Cámara; Dilma Rousseff, presidenta de Brasil y Renan Calheiros, presidente del Senado. (Crédito: Getty Images/CNN)

Este 5 de mayo, con 15 votos a favor y 5 en contra, una comisión del Senado de Brasil aprobó el informe que recomienda abrir un juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff.

El proceso para iniciar un juicio politico contra Rousseff debería pasar al pleno del Senado. Allí 81 senadores tendrían en sus manos la suerte de la mandataria que podría ser apartada de su cargo por 6 meses si la mayoría vota a favor de enjuiciarla.

A Rousseff se le acusa de realizar maniobras para maquillar el presupuesto de la nación.

Es una decision que se complica porque llega en momentos en que se profundizan las investigaciones por el escándalo de corrupción de Petrobras, cuyos tentáculos llegan hasta el Gobierno y el Parlamento.

Es probable que ahora el proceso sea judicializado.