(CNN) - Las pequeñas tortugas pueden ser adorables, pero están enfermando a la gente. Esa fue la advertencia de las autoridades estadounidenses de salud esta semana.

Entre enero de 2015 y abril de este año se han registrado cuatro brotes de salmonela en varios estados asociados con las tortugas más pequeñas de cuatro pulgadas.

En total, 133 personas en 26 estados se han enfermado. Treinta y ocho de ellas tuvieron que ser hospitalizadas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Se espera que los números aumenten.

"Se espera que el brote continúe en un nivel bajo durante los próximos meses, ya que las personas pueden no ser conscientes del riesgo de infección por salmonela por tocar a estas pequeñas tortugas", dijo el CDC.

La agencia está trabajando con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) y otras entidades federales para investigar los brotes.

"Las investigaciones iniciales han identificado cuatro granjas de tortugas en Louisiana como fuentes potenciales de las tortugas vinculadas a estos brotes", publicó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su página web.

Estos animales a menudo portan la bacteria en la piel y la concha a pesar de que ellos no se enferman. Los síntomas comienzan entre 12 y 72 horas después de la exposición a la bacteria. Entre ellos se incluyen diarrea, fiebre y calambres abdominales, pero la mayoría de las personas se sienten mejor en los siguientes días.

Los niños menores de 5 años, adultos mayores de 65 años y las personas con sistemas inmunitarios debilitados están en mayor riesgo de desarrollar una infección grave por salmonela. El 41% de las personas enfermas en este brote son menores de 5 años.

La FDA prohibió la venta de estos animales en 1975, pero brotes como este siguen ocurriendo. El mes pasado, la OMS dijo que los reptiles expuestos a la salmonela pueden haber sido exportados a nivel internacional y pidió a los países que importan reptiles y anfibios puestos de observación para los animales infectados.