Tras el ataque terrorista en Orlando, Donald Trump reiteró su llamado a detener la inmigración de musulmanes.

MANCHESTER, Nueva Hampshire (CNN) - Donald Trump respondió el lunes al peor ataque terrorista en suelo estadounidense desde el 11-S con un duro llamado a detener la inmigración de musulmanes.

También dijo erróneamente que el perpetrador de Orlando había nacido fuera de Estados Unidos, a pesar de que nació en Nueva York de padres de Afganistán, mientras atacaba a Hillary Clinton por políticas que, según él, solo incrementarán la amenaza terrorista.

"Debemos de examinar a los solicitantes para saber mejor si están afiliados o apoyan a un grupo radical o sus creencias", dijo Trump. "Tenemos que controlar la cantidad de futura inmigración a este país y tenemos que prevenir que grandes grupos de radicalización se formen dentro de Estados Unidos".

El virtual candidato presidencial republicano acusó a Clinton, su virtual contendiente demócrata, de fomentar políticas que llevarán a "más inmigración radical islámica a este país"

"Ella quiere quitar las armas a los estadounidenses y luego dejar entrar a la gente que quiere masacrarnos", dijo Trump.

El virtual candidato republicano hizo a un lado un largamente planeado discurso sobre el pasado plagado de escándalos de Clinton y su esposo, el expresidente Bill Clinton, y habló sobre terrorismo, inmigración y otros temas relacionados luego de que 49 personas murieron en el tiroteo masivo de un club nocturno gay el domingo.

"Este es un muy negro momento en la historia de Estados Unidos. Un terrorista radical islámico hizo blanco en el club nocturno no solo porque quería matar a estadounidenses, sino para ejecutar a gays y lesbianas debido a su orientación sexual", dijo Trump.

Trump dijo que el ataque fue "un asalto a la habilidad de la gente libre de vivir sus vidas, amar a quien quieran y expresar su identidad".

Trump nuevamente expresó su apoyo a la idea de bloquear la entrada de musulmanes a Estados Unidos.

"Recuerden esto, el Islam radical es antimujer, antigay y antiestadounidense", dijo Trump. "Este no es solo un asunto de seguridad nacional, es un asunto de calidad de vida".