(CNN) - Donald Trump despidió este lunes a su polémico gerente de campaña, Corey Lewandowski, desatando un gran remezón en medio de la presión de parte de sus asesores más cercanos —particularmente sus familiares— de recomponer su complicada campaña presidencial.

La abrupta salida de Lewandowski es el cambio de personal más significativo a la fecha en la campaña Trump y muestra un reconocimiento de parte del virtual candidato de que es necesario un cambio de cara a la elección general. Trump ha sufrido grandes reveses desde que se convirtió en el virtual candidato del Partido Republicano el mes pasado, siendo sometido a fuertes críticas por parte de los líderes del partido, grandes donantes y republicanos corrientes por un número de temas, incluyendo su respuesta al ataque terrorista en Orlando que dejó 49 muertos.

"La campaña Donald J. Trump para Presidente, que ha establecido un récord histórico en las primarias republicanas habiendo recibido casi 14 millones de votos, ha anunciado hoy que Corey Lewandowski ya no estará trabajando con la campaña", dijo la portavoz de Trump Hope Hicks en un comunicado el lunes. "La campaña está agradecida con Corey por su arduo trabajo y dedicación y le deseamos lo mejor en el futuro".

La decisión de despedir a fire Lewandowski fue tomada rápidamente en una reunión el lunes en la mañana con los miembros de la familia Trump, dijo un funcionario de la campaña-

En entrevista con Dana Bash de CNN, Lewandowski —cuando se le preguntó por qué lo despidieron— dijo: "No lo sé. No sé la respuesta a eso".

"Pero lo que sé es lo que hemos podido conseguir en este ciclo electoral ha sido histórico", dijo Lewandowski. "Tuve una linda conversación con el señor Trump y le dije: 'Ha sido un honor y un privilegio ser parte de esto', y lo digo desde el fondo de mi corazón".

Lewandowski ha rechazado los amplios reportes de que su presencia en la campaña Trump se ha vuelto tóxica, incluso tras haber reconocido que es "una persona muy intensa", un perfeccionista y alguien muy directo, características que a veces van su propio detrimento. E incluso sin un papel en la campaña, Lewandowski dijo que haría lo posible para ayudar a que Trump llegue a la Casa Blanca.

El exasesor dijo que no se arrepiente: "No me arrepiento en cuanto a esta campaña", dijo.

El papel de Ivanka

Ivanka Trump, la hija del virtual candidato, jugó un papel clave convenciendo a Trump en tomar una decisión contra Lewandowski. Ivanka Trump ha sido crítica de Lewandowski durante meses y no era la primera vez que impulsaba a su padre a apartarse de su alto asesor. Algo que contribuía a la insatisfacción de Ivanka con Lewandowski eran las crecientes tensiones entre el asesor y el esposo de ella, Jared Kushner, una fuerza influyente detrás de escenas. Una fuente dijo que había rumores de que Lewandowski había intentado plantar historias negativas en la prensa sobre Kushner, un golpe final para Ivanka Trump.

Para ese momento, Eric Trump, el hermano de Ivanka, ya se había apartado de Lewandowski y expresado a su padre sus frustraciones sobre las operaciones de la campaña, según una fuente.

Lo que sucedió sugiere que Kushner, quien ya está trabajando en la transición para el equipo que busca que Trump gane la Casa Blanca en noviembre, podría tener un papel cada vez más importante en la campaña.

Pero el lunes Lewandowski negó que hubiera tensiones entre él y los hijos de Trump, así como con Jared Kushner, y le dijo a Bash que tiene "una gran relación con la familia2.

Lewandowski parece no haber sabido que lo iban a sacar: el despido fue tan repentino que estaba reunido con miembros del Comitén Nacional Republicano el lunes en la mañana, apenas horas de que lo despidieran, dijo una fuente del partido.

Fuentes cercanas a la campaña ven la salida de Lewandowski como un gran cambio en la campaña de Trump, así como un reconocimiento explícito de que las cosas no iban por buen camino.

Los cercanos a Trump les preocupaba que Lewandowski presentara múltiples problemas para Trump. En primer lugar, temían que Lewandowski fuera un obstáculo para reclutar estrategas veteranos y experimentados para que se unieran a la campaña. También hay preocupación de que Lewandowski —que le hablaba al oíd a Trump— hiciera que el candidato se agitara con temas que al final "no importan" y que nutriera algunos de los instintos equivocados de Trump, dijeron dos fuentes.

Una retórica con otro tono

La incapacidad de Trump —y aparente falta de interés— de bajarle el tono a la retórica en la temporada a la elección general ha preocupado mucho al partido. Hay una preocupación generalizada que sin un cambio dramático, Trump seguirá siendo significativamente superado por la virtual candidata demócrata, Hillary Clinton, en muchos frentes, incluyendo organización, comunicaciones y recaudación de fondos.