(CNN Español) – Es difícil para muchos latinos que su voz se escuche en un país como Estados Unidos, dónde a pesar de que son la segunda minoría más grande, persiste el miedo o el desconocimiento para hacerse oír en las urnas.

Pero todavía es mucho más difícil para latinas emprendedoras de la política que quieren ser portavoces de esas bocas calladas.

Es el caso de Evelyn Sanguinetti, vicegobernadora del estado de Illinois, Julissa Ferreras, concejal del Ayuntamiento de Nueva York o de Mara Candelaria Reardon, exrepresentante por el estado de Indiana.

Las tres estuvieron junto con otras compañeras en una charla en la  conferencia anual de NALEO, la asociación nacional de funcionarios latinos, electos y delegados en Estados Unidos.

Para las tres mujeres, uno de los problemas es la incomprensión de su misma comunidad hacia su trabajo, es decir, a veces las piedras se ponen en el pasillo de casa.

Sigue la discriminación de las mujeres en sus salarios como apunta Julissa Ferreras.

Julissa Ferreras headshot

Julissa Ferreras, concejal del Ayuntamiento de Nueva York. (Crédito: Miguel Ángel Antoñanzas/CNN)

“La mujer latina gana 66 centavos por cada dólar que gana un hombre, creo que es una barrera increíble, porque una mujer que se pueda independizar económicamente es una mujer más fuerte, una mujer que puede ser líder en el futuro”.

La ahora vicegobernadora del estado de Illinois, Evelyn Sanguinetti habla de como algunas Latinas a las que le pedía el voto, la criticaban por dedicarse más a su carrera política que a su familia.

Evelyn Sanguinetti, vicegobernadora del estado de Illinois. (Crédito: Miguel Ángel Antoñanzas/CNN)

Evelyn Sanguinetti, vicegobernadora del estado de Illinois. (Crédito: Miguel Ángel Antoñanzas/CNN)

“Y eso es una barrera, como mujer, entre nosotras nos tenemos que apoyar”.

Y lo subraya Mara Candelaria, que asegura que “no nos apoyamos entre nosotras a veces  y no nos consideramos nosotras mismas líderes”.

Pero las tres son un buen ejemplo de que a pesar de todas esas barreras, siempre hay Latinas dispuestas a saltarlas.