(CNN) - El gobierno turco sigue tomando medidas contra soldados e instituciones después del fallido intento fallido golpe.

En medio de un estado de emergencia, 45 periódicos, 16 estaciones de televisión y tres agencias de noticias fueron cerrados, dijo el miércoles la agencia de noticias estatal Anadolu.

Anadolu dijo que cerca de 1.700 soldados, incluyendo 87 generales, fueron apartados del Ejército.

El presidente Recep Tayyip Erdogan dijo la semana pasada que se están tomando acciones para eliminar la "amenaza" planteada durante la intentona. Las autoridades ya han despedido o suspendido a decenas de miles de trabajadores de distintas instituciones, entre ellos profesores y jueces, en una vasta purga.

La semana pasada, la autoridad de radiodifusión de Turquía revocó las licencias de dos docenas de radios y televisiones que, según dijo, están vinculados al clérigo Fethullah Gulen, a quien Erdogan acusa de ser el autor intelectual del golpe, informó Anadolu.

Turquía ha solicitado formalmente a Estados Unidos la extradición de Gülen, donde vive en un exilio autoimpuesto. Él ha negado su participación en la trama.

En total, Turquía ha cerrado alrededor de 130 medios de comunicación y editoriales, dijo Anadolu.

La organización Reporteros sin Fronteras ha lamentado lo que llama "creciente persecución" a medios críticos.

En una reciente declaración, Johann Bihr, jefe de la división de la organización de defensa de la libertad de expresión en Europa del Este y Asia Central, dijo: "Nadie discute el derecho legítimo del gobierno turco a defender el orden constitucional después de este golpe fallido pero la democracia, por la que cientos de civiles dieron su vida, no puede ser protegida pisoteando las libertades fundamentales".