(CNN) - El ministro de Justicia de Turquía Bekir Bozdag dijo este jueves que cualquier decisión que Estados Unidos tome sobre el asilo del clérigo Fethullah Gulen —a quien pidió en extradición— podría dañar las relaciones entre ambas naciones.

“Estados Unidos, por [el bien de] su relación con Turquía y por los beneficios que esta relación trae, tiene que enviarnos de vuelta a Gulen”, dijo Bozdag según un comunicado de la Dirección de Prensa e Información.

“Una actitud que le garantice a Fethullah Gulen el asilo podría traer impacto negativo en nuestras relaciones”, agregó el ministro de Justicia.

Gulen fue solicitado en extradición el pasado 19 de julio, días después de la asonada militar fallida.

Bozdag dijo también que el servicio de inteligencia de Turquía indicó que Gulen, a quien el gobierno culpó de ser el líder del fallido golpe militar a mediados de julio, podría intentar huir de Estados Unidos para evitar la extradición.

“Creemos que Fethullah Gülen podría buscar refugio en Egipto, Canadá, México, Australia y Sudáfrica. Estamos preparando los documentos necesarios para enviarlos a los Estados Unidos”, agregó Bozdag.

El gobierno turco culpa a Gulen, de 75 años, —que vive en exilio autoimpuesto en Pensilvania, Estados Unidos desde 1999— y a sus seguidores de un intento de golpe y los considera como terroristas.

"Este país ha sufrido mucho en manos del movimiento de Gulen", dijo Erdogan a un gran número de simpatizantes cerca de su casa en Estambul horas después de la asonada militar fallida del pasado 15 de julio.

"Pido a Estados Unidos y al presidente Barack Obama... que Gulen sea arrestado o sea devuelto a Turquía", añadió Erdogan.

El presidente de Turquía, Recepp Tayip Erdogan y Fethullah Gulen eran aliados políticos en los 90, que se opusieron a la élite secular de Turquía, pero tuvieron un enfrentamiento por un caso de corrupción y ahora son rivales acérrimos. El gobierno de Erdogan designó al movimiento de Gulen como una organización terrorista en 2013.

Gulen tiene un público fiel en Turquía, suscrito a su movimiento Hizmet.

Hizmet es una iniciativa global inspirada en Gulen, que defiende lo que el New York Times ha descrito como "una rama moderada pro occidental del Islam sunita que atrae a muchos turcos bien educados y profesionales".

Erdogan también ha acusado Gulen de estar detrás de un escándalo de corrupción que afectó a muchos miembros de su gobierno.