(CNN) - La llamada de un gallo es ahogada por el ruido de los equipos de construcción pagados por dólares estadounidenses, recordándole a Martha y a Artemio Mendoza lo mucho que su vida en México depende del resultado de las elecciones presidenciales de EE.UU. en noviembre.

Ellos no hablan Inglés pero entienden dos palabras: Donald Trump.

"La vida sería muy difícil", dice Martha acerca de una posible presidencia de Trump. "Seríamos más pobres de lo que somos ahora".

Martha y Artemio tienen ambos 63 años, no tienen pensión, y viven de los 150 a 200 dólares mensuales que les envía su hijo Juan, un inmigrante indocumentado que vive en Chicago.

Están aterrorizados de la promesa de campaña de Trump que dice que detendrá las transferencias de dinero enviadas al sur de la frontera por los inmigrantes indocumentados, a menos que México pague de 5 a 10 mil millones para construir un muro fronterizo.

"No es justo", le dice Martha a CNN mientras se cocina la tortilla de maíz para el desayuno en su cocina exterior.

Ella se extiende cada dólar, prepara la comida en una cocina simple al aire libre. No tiene paredes completas. El techo de es de metal corrugado sostenido por unos ladrillos. En el centro se encuentra una mesa de color azul que se utiliza para preparar la comida y un barril de metal funciona como estufa de leña.

"Si cocino en una estufa de gas gasto demasiado dinero", dice Martha mientras voltea las tortillas.

Usar una estufa de gas le costaría unos 30 centavos de dólar extra por día para cocinar un alimento básico local de las tortillas y frijoles. Mientras que esa cantidad puede ser ínfima para muchos, no lo es para Martha y para casi el 90 por ciento de sus 2.300 vecinos en Francisco Villa. Ellos pagan por los conceptos básicos, como alimentos, agua y electricidad, con el lento goteo de dinero en efectivo estadounidense que reciben de sus parientes migrantes que viven y trabajan en los EE.UU., de acuerdo con los líderes del pueblo.

Sólo el año pasado, casi 25 mil millones de dólares fueron enviados desde los EE.UU. a México, en promedio, en cantidades de 300 dólares, de acuerdo con el Banco de México.

Si la tendencia actual continúa, las transferencias podrían superar 25 mil millones en 2016. Este año, el 40 por ciento de ese dinero va a las familias en los estados de Michoacán, Guanajuato, Jalisco, Estado de México y Puebla a través de transferencias electrónicas de dinero, de acuerdo con la Central Mexicano Los registros bancarios.

"Mis padres morirían"

Juan dice que su corazón y su alma lloraron cuando le pidió a su madre una bendición de despedida. Tenía 19 años de edad cuando salió con su esposa y su hija de 9 meses de edad en el peligroso viaje para entrar en los EE.UU. ilegalmente. Luchó contra las lágrimas, dice. El dolor de dejar a su familia lo paralizó; apenas podía hablar. Pero Juan prometió a sus padres que nunca pasarían hambre. Se comprometió a enviarles dólares estadounidenses.

Es una promesa Juan ha mantenido durante 21 años, incluso en la década de 1990, cuando él sólo ganaba 250 dólares a la semana. Pero si Donald Trump prevalece en noviembre y cumple con su promesa de cortar las transferencias de dinero de los EE.UU. a México, Juan teme que podría verse obligado a romper su compromiso en un momento en que su anciana madre sufre de hipertensión y asma, dice. Juan añade que la lesión de médula espinal de su padre y la diabetes le impiden trabajar fuera del hogar.

"No sólo van a sufrir mucho sino que morirían antes de lo que deberían", le dice Juan a CNN.

La emoción se apodera de Juan, como él mismo explica se siente atrapado entre dos fronteras. Él es el sostén de sus padres, y mientras que anhela reunirse con ellos para entregarles el dinero en persona, él sabe el riesgo que corre al volver a entrar en los EE.UU. ilegalmente.

Juan le pidió a CNN que cambiara su nombre porque teme perder su trabajo y todo por lo que ha trabajado desde que llegó a Chicago. Él tiene mucho que perder. Illinois es uno de una docena de estados que ofrecen licencias de conducir a inmigrantes indocumentados. Después de ir al curso de educación del conductor Juan obtuvo uno, lo que le permite abrir una cuenta bancaria y obtener una hipoteca. Juan es perseguido por el temor a ser deportado, a pesar de estar tan cerca de alcanzar el sueño americano como cualquier otra persona que conoce.

"Sufro mucho" dice Juan. "Ha sido así desde hace muchos años, es como llevar una pesada piedra sobre mí".

El plan de Trump

Mientras que Donald Trump ha amenazado públicamente con detener los envíos de dinero de los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos hacia México para forzarlos a pagar el muro en la frontera, su sitio web va más allá, detallando un plan paso a paso.

El primer día, Trump usará la Ley Patriota para que se les pida identificación legal a quienes hagan transferencias económicas, según su sitio web. A los pocos días México protestará en contra de estas medidas y Trump implementará tarifas de comercio, cancelaciones y aumento de tarifas para visas, según proclama el candidato republicano en su sitio web.

“Aún un pequeño incremento en las tarifas de las visas podría pagar el muro. Esto incluye tarifas de cruce fronterizo, de las cuales se emiten más de 1 millón al año”, dice Trump en su sitio web.

Paul Callan, analista legal de CNN, dice que el plan de Trump podría enfrentar múltiples batallas legales.

“Los inmigrantes mexicanos en los que Trump se ha enfocado no son ‘terroristas islámicos radicales’ contra los que la Ley Patriota fue diseñada para luchar”, dice Callan.

“Las cortes podrían ver el uso de la Ley Patriota por parte de Trump como inapropiada e ilegal. La propuesta también podría fallar en ejercer presión al gobierno mexicano ya que el dinero podría pasar de contrabando hacia México de muchas formas diferentes si se cortan las transferencias”, añadió Callan.