(CNN) –– Esas manchas de color rojo oscuro que se ven en hombros y las espaldas de los atletas olímpicos no son quemaduras de cigarro. Ni tampoco chupones perfectos.

Los espectadores que han visto los Juegos Olímpicos pueden haber visto los moretones redondos y rojos en los atletas y seguro se preguntaron: ¿Qué es eso?

Los atletas de Río se han volcado en la ventosaterapia, un tratamiento antiguo que en su mayoría se ha utilizado en Oriente Medio y los países asiáticos, especialmente China.

Consiste en tener ventosas de vidrio redondas que se calientan, luego se coloca en las partes adoloridas del cuerpo. La colocación de la taza de cristal crea un vacío parcial, que se cree que puede estimular los músculos y el flujo sanguíneo, mientras que alivia el dolor.

Michael Phelps, el gimnasta estadounidense Alex Naddour y el nadador de Bielorrusia Pavel Sankovich han publicado fotografías de sus espaldas y extremidades llenas de estos círculos rojos.

Sankovich escribió a principios de este verano en su cuenta de Instagram: "Ventosaterapia, una gran herramienta de recuperación", con una foto de sus muslos cubiertos de ventosas. La exnadadora olímpica Natalie Coughlin también ha publicado previamente fotos de sí misma pasando por una terapia de ventosas.

Phelps ha mostrado fragmentos de su terapia de ventodas en su Instagram, así como en su comercial de Under Armour.

No es la primera vez que se habla de la ventosaterapia. Celebridades como Jennifer Aniston, Gwyneth Paltrow y Jessica Simpson han sido vistas con las marcas circulares en años anteriores.

Una terapia antigua

La práctica se ha mencionado en los textos griegos y egipcios antiguos.

En la medicina tradicional china, las ventosas se remontan por lo menos a hace 2.000 años, según un análisis de 2012 publicado en la revista PLoS ONE. Se cree que su objetivo es restaurar el flujo de "qi" – la fuerza de la vida.

En los últimos años, la terapia se ha utilizado para personas que sufren todo tipo de dolencias incluyendo el herpes zóster, la parálisis facial, tos, dificultad para respirar y acné. Pero las ventosas se usan más comúnmente para tratar el dolor, de acuerdo con el análisis.

Un pequeño estudio sobre ventosas encontró que las marcas generalmente desaparecen después de dos a cuatro días.

¿Qué dice la evidencia?

En estudios anteriores, la ventosaterapia se ha utilizado para el tratamiento de dolor por cáncer y dolor de espalda inferior. En dos ensayos clínicos aleatorios, los grupos que recibieron la terapia reportaron efectos más favorables en el alivio del dolor.

Pero esto es sólo dos ensayos con muestras de pequeño tamaño, por lo que los investigadores escribieron en 2011 que es difícil "sacar conclusiones firmes", basadas en datos limitados.

La mayoría de estudios publicados, sin embargo, se centran en la ventosaterapia húmeda, que es una forma de sangrado medicinal. En este proceso, la piel se corta y la sangre se reúne en la copa de succión.

Hasta ahora, el efecto a largo plazo de la terapia de ventosas no se conoce, pero generalmente se cree que es seguro, según un estudio publicado en 2012.