Jennifer Denen, y el novio de la mujer, Charence Reed, fueron acusados de agresión doméstica, permitir el abuso de un menor y poner en peligro el bienestar de un menor.

(CNN) - Una niña de cuatro años estaba tan maltratada que tenía un ojo ennegrecido, sangre seca en su boca y moretones en todo su cuerpo.

Pero lo que dijo cuando se le preguntó su nombre fue realmente alarmante.

"Idiota".

La niña tiene cuatro años. Vivía con su madre, Jennifer Denen, y el novio de la mujer, Charence Reed, en una casa de Hot Springs, Arkansas.

La policía dice que la llamaron tantas veces "idiota" y por mucho tiempo que fue la primera palabra que salió de su mente cuando una trabajadora social le preguntó su nombre.

La madre nunca pidió ayuda

La policía de Hot Springs arrestó a la madre y a su novio la semana pasada luego de que trabajadoras sociales rfeportaron el abuso.

Dijeron que la mujer de 30 años sabía que el novio golpeaba a la niña de forma frecuente pero nunca buscó ayuda médica.

Entre las heridas de la niña están moretones en su trasero, su espalda baja y sus piernas, dice la policía. Tenía en ojo negro, una de sus mejillas hinchadas y una contusión en la frente. También tenía cicatrices en su espalda que había comenzado a sanar, una indicación de que el abuso llevaba tiempo.

Además de todo eso, la niña estaba severamente desnutrida, dice la policía.

Denen dijo a la policía que Reed, de 47 años, golpeó a la niña con un bate de plastico; él dice que fue con una pala de madera.

Reed admitió que ató a la pequeña a su cama luego de que la encontró subiendo a uno de los gabinetes de la cocina, de acuerdo con el reporte de la policía.

También admite que la llamó "idiota", pero dijo que fue "de broma", según la policía.

La pareja fue acusada de agresión doméstica, permitir el abuso de un menor y poner en peligro el bienestar de un menor.

Ambos permanecen en la cárcel del Condado de Garland y su próxima aparición ante la corte será el 27 de septiembre. CNN no ha podido ponerse en contacto con la representación legal de los detenidos.

La niña sigue en custodia del estado y está sanando de sus heridas físicas.

Las heridas psicológicas probablemente tomarán años en sanar.