(CNN) - Un hombre fue sentenciado a 40 años de prisión luego de ser encontrado culpable de rociar con agua hirviendo a una pareja del mismo sexo mientras dormía.

Martin Blackwell fue encontrado culpable este miércoles de dos cargos de asalto agravado y ocho cargos de agresión agravada. Él pasará 40 años tras las rejas.

"Dolor insoportable"

Anthony Gooden y su pareja estaban durmiendo en su apartamento en Atlanta cuando Blackwell, el novio de su madre, los roció de agua hirviendo.

Gooden estuvo en el hospital por más de un mes. Su pareja, Marquez Tolbert, quedó con heridas de segundo y tercer grado en su cuello, espalda y brazos. Él pasó 10 días en el hospital.

"El dolor no te deja dormir. Es como, como, insoportable, 24 horas al día, y no se va a ningún lado", dijo Tolbert a la televisora WSB, afiliada de CNN, poco después de que fue dado de alta del hospital en marzo. "Apenas y puedo pensar con claridad por el ardor, la picazón está por todos lados".

Blackwell dijo a la policía luego del ataque que "ellos estarían bien. Solo fue un poco de agua caliente sobre ellos". Él no estaba de acuerdo en que la pareja gay estuviera en la casa, a pesar de que la casa no era de él. Pertenece a Gooden y a su madre.

La madre de Gooden había estado saliendo con Blackwell desde unos tres años antes del ataque.

"No puedo creer cómo alguien puede tener tanto odio. Puedes estar con alguien por mucho tiempo y nunca saber quién es", dijo la mujer a WSB. CNN buscó comentarios de la defensa de Blackwell pero no ha obtenido respuesta.

Vidas cambiadas para siempre

"Cuando estoy afuera bajo el sol, duele. Es básicamente como si tu te estuvieras quemando una y otra vez", dijo Tolbert.

Ambos hombres testificaron el martes en la corte contra su atacante.

"Fue agonizante, fue insoportable", dijo Tolbert al jurado en medio de lágrimas. El juez tuvo que ordenar un receso cuando Tolbert no pudo dejar de llorar en el estrado.

Gooden tenía quemaduras visibles en su cara cuando subió al estrado. Él dijo a la corte que no ha podido trabajar desde el ataque. Sus dos manos quedaron dañadas severamente y el ataque le ha dejado una mano incapacitada.

Luego del veredicto, los hombres dijeron que se hizo justicia

"Estoy en éxtasis. Quiero decir que se ha hecho justicia y estoy bien", dijo Tolbert a WSB. "Me hizo sentir muy bien y me ayudó a sanar".

Tolbert dijo que espera un día perdonar a Blackwell por lo que hizo.