(CNN) - El arte y la carne de animales se encuentran en 'Making Beauty', la primera gran exposición individual de Elpida Hadzi-Vasileva en la Galería Djanogly en Nottingham.

La artista de Macedonia trabaja la escultura, la instalación, el vídeo, la fotografía y la intervención arquitectónica con materiales que van desde lo efímero y precioso hasta los más raros.

Específicamente, trabaja utilizando órganos de animales, transformando productos de desecho perecederos en materiales artísticos a través de un proceso químico similar al embalsamiento.

Haruspex' (2015) por Elpida Hadzi-Vasileva en el Pabellón Arsenale di Venezia, en la 56ª Exposición Internacional de Arte La Biennale di Venezia – Para su exposición individual en la Galería Djanogly en Nottingham, Elpida Hadzi-Vasileva mostrará 'Haruspex' -una pieza encargada el año pasado para la Bienal de Venecia- que responde al verso de las escrituras "En el principio ... la Palabra se hizo carne". En el centro de la exposición hay una forma de cáliz hecha del estómago de una vaca.

Haruspex' (2015) por Elpida Hadzi-Vasileva.

En la Galería Djanogly, Hadzi-Vasileva muestra tres obra incluyendo 'Haruspex', que se centra en una forma de cáliz hecha del estómago de una vaca; y 'Fragility' que enruta la luz a través de grasa del redaño de cerdo, yuxtaponiendo la experiencia y la materialidad.

La más reciente es 'Making Beauty' realizada con el apoyo del Wellcome Trust de Reino Unido. En el último año, Hadzi-Vasileva ha estado colaborando con los centros de investigación médica del Reino Unido para crear obras esculturales centradas en enfermedades digestivas e inspiradas en procesos y tecnologías médicas, hechas de órganos.

Hadzi-Vasileva habló con CNN sobre el atractivo de los deshechos y la verdadera naturaleza de la belleza.

Micropartículas de polímero altamente poroso hecho mediante un proceso de separación de fases inducida térmicamente, de 200 micras de diámetro.

Micropartículas de polímero altamente poroso hecho mediante un proceso de separación de fases inducida térmicamente, de 200 micras de diámetro.

¿Qué hizo que decidiera trabajar con materiales de deshecho?

Me interesé en la idea de productos de desecho como algo que podría ser preservado. Empecé a buscar en materiales que no tienen valor alguno y me pregunté "¿Cómo puede ser preservado y convertirlo en algo más valioso?"

Mi primer proyecto, en 2000, miró la industria de la pesca del salmón, en donde tal vez el 10% de los peces tiene valor, y el resto puede ser desechado. Yo quería ver ese otro 90%.

'Fragility' (2015) por Elpida Hadzi-Vasileva en la Galería Fabrica en Brighton, Reino Unido.

'Fragility' (2015) por Elpida Hadzi-Vasileva en la Galería Fabrica en Brighton, Reino Unido.

¿Cómo surgió tu trabajo más reciente 'Making Beauty'?

Desde muy joven siempre he estado muy interesada en las cavidades y espacios ocultos, de los que no somos conscientes y no encontramos. Nuestro estómago es el segundo órgano más grande, es una parte de nuestro cuerpo que hace tanto, pero nunca lo vemos. Y supongo que, tal vez, tengo una fascinación con la muerte. Me interesa el hecho de que las personas no quieren enfrentarse a esto o hablar de esto.

Y otro nivel estaba explorando cómo nos hemos vuelto un poco más conscientes de nuestra salud en la vida cotidiana. La sociedad está más obsesionada con la vida sana.

¿Te ha hecho más consciente de tu propia dieta?

Por supuesto, y mi comida, lo que ingiero y lo que le estoy haciendo a mi cuerpo. Todo lo que ingieres tiene un efecto. Me ha hecho más consciente de lo que ingiero cada día. Muchas cosas que están destinadas a ser sanas, no lo son realmente, y un montón de cosas -como la grasa del redaño de cerdo- que tradicionalmente se cree son malas, son buenas para ti.

¿Cuál es la respuesta a tus obras?

La gente suele sorprenderse bastante por las obras. A veces tiene que ver con la escala. Por ejemplo, con 'Fragilidad' -en donde la materia está muriendo- las personas están completamente hipnotizadas y abrumadas. Y luego, cuando se dan cuenta a partir de que está hecho, hay otro nivel de sorpresa.

El caminar en el interior se siente como si estuvieras entrando en el estómago en sí. Se crea un diálogo y abre debates, que para mí sólo pueden ser algo bueno.

¿Recibes críticas?

Doy bastante información sobre la procedencia de los materiales, pero nunca puedes hacer feliz a todo el mundo. He tenido algunas críticas de los grupos de derechos de los animales que atacan a la industria de la carne y la industria médica. Pero siento que estoy salvando algo que habría sido tirado de otro modo, como si le estuviera dando a algo una segunda vida.
Logísticamente, ¿es muy difícil realizar tus obras?
¡Muy! He pasado años y años tratando de preservar ciertas cosas de diferentes maneras. La piel no es ningún problema, pero los órganos son muy difíciles de mantener vivos. Son frágiles

Algo que me llama la atención es que hago el trabajo, y luego me alejo de él y tiene su propia vida, cambia. Hay algo muy hermoso en eso.
Nada es permanente. Ni siquiera piedra o metal. Podemos preservar y conservar y tratar algo bien, pero nada dura para siempre .

"Making Beauty: Elpida Hadzi-Vasileva" está en la Galería Djanogly, Nottingham Lakeside Arts desde el 20 de agosto hasta el 30 de octubre.