(CNN) - Corea del Norte podría estar buscando adelantarse a su vecino del Sur con la realización de múltiples pruebas de misiles, mientras Seúl se prepara para desplegar un controversial sistema de defensa aéreo estadounidense.

En lo que ya se ha convertido casi en una rutina, el lunes, Corea del Norte disparó tres misiles balísticos desde una base en el oeste que cruzó todo el país hasta el Mar de Japón.

Los misiles cayeron a 250 kilómetros de la isla japonesa de Okushiri, dijo el Ministerio de Defensa de este país en un comunicado.

En carrera

Las tensiones han aumentado considerablemente en la Península de Corea desde que Pyongyang anunciara en enero que había probado con éxito una bomba de hidrógeno.

Corea del Norte también ha incrementado sus pruebas de misiles al mismo tiempo que van avanzando las conversaciones entre Corea del Sur y Estados Unidos respecto a la instalación del sistema de defensa aérea, conocido como THAAD.

El Ministro de Defensa surcoreano, Han Min-koo, dijo el mes pasado que se espera que el THAAD esté completamente operativo a finales de 2017.

La forma más simple de superar un sistema antimisiles es lanzar más misiles de los que pueda interceptar, explicó Jeffrey Lewis, director del Programa de No Proliferación Nuclear de Asia, con base en Estados Unidos.

“Lanzarlos al mismo tiempo lo hace más difícil para un sistema antimisiles”, dijo. Las pruebas del lunes incluyeron tres misiles, en comparación con el lanzamiento solitario realizado en abril para el cumpleaños de Kim Jong Un.

Si esos misiles estuvieran equipados con cabezas nucleares “ellos no tendrían que poner muchos en el aire y superar el sistema antimisiles para causar efectos”, dijo Lewis.

El experto señaló otra forma en que Corea del Norte podría superar el sistema THAAD:  mediante misiles lanzados desde submarinos.

Al parecer Pyongyang ha realizado con éxito la prueba de uno de estos misiles el mes pasado, para el júbilo de Kim, de acuerdo con fotos publicadas por la agencia oficial norcoreana.

“THAAD cuenta con un radar frontal con un campo de visión de 120 grados”, escribió Lewis en un reporte reciente para la agrupación Armas Control Wonk. Eso significa que “los submarinos norcoreanos no tendrían que adentrarse demasiado en el océano para atacar el sistema THAAD por detrás”.

El misil también podría ser montado en un camión y desplegado desde tierra, de igual forma que los DF-21 chinos, que forman la mayor parte del arsenal nuclear del país, dijo Lewis.

Disparar un misil casi de forma vertical, ya sea desde un submarino o desde tierra, también podría incrementar su efectividad frente al THAAD. De acuerdo con un reporte del Centro de Información Técnica del Departamento de Defensa de Estados Unidos, las pruebas del THAAD muestran que el sistema logró su menor calificación posible frente a misiles de mediano alcance como los que Pyongyang parece estar desarrollando.

Amenaza nuclear

Aunque cualquier misil que rebase las defensas de Seúl sería potencialmente devastador para aquellos en su camino, la verdadera amenaza que representa Corea del Norte para sus enemigos viene de su pretendida habilidad para equipar esas armas con cabezas nucleares.

Pyongyang dijo en marzo que había tenido éxito en miniaturizar cabezas nucleares, un paso crucial para ser instaladas en misiles de mediano o largo alcance. Funcionarios de Estados Unidos dijeron entonces que era “prudente” tomar como verdadera la información norcoreana sobre este avance.

“La capacidad nuclear de Corea del Norte ha sido subestimada habitualmente”, dijo Neill, al añadir que es seguro asumir que Pyongyang querría sumar capacidades nucleares a cualquier novedad en su arsenal.