WASHINGTON (CNN) - El manager de un grupo de niñas bailarinas ha cumplido su amenaza de demandar a Donald Trump y promete llevar el caso a juicio.

En enero, Trump realizó un mitin en Pensacola, Florida, y un trio de niñas presentaron un espectáculo de baile durante su canción "Freedom's Call".

El video de las niñas seguidoras de Trump fue un éxito en redes sociales. Pero Jeff Popick, el manager del grupo y padre de una de las niñas, dijo a CNN que la campaña de Trump no le dio a las niñas ni a él lo que es debido.

Popick afirma que la campaña de Trump le impidió al grupo instalar una mesa para vender discos durante el mitin y que luego, luego de viajar desde Florida hasta Des Moines, Iowa, cancelaron la presentación de Freedom Kids. Él dijo que la campaña de Trump nunca realizó lo correcto y que es justo buscar una acción legal.

"Esta es la forma en que jugaron con nosotros", dijo. "Solo nos ignoran por tanto tiempo".

Él amenazó con presentar la demanda a finales de julio, cuando contó la historia a CNN. Popick dijo que cree que el caso irá a juicio, aunque su abogado dice que "este tipo de cosas pueden llegar a un acuerdo".

Una copia de la demanda entregada a CNN muestra que se presentó la semana pasada, y el abogado que representa a la parte acusadora dijo a CNN que se entregará la demanda a la campaña de Trump en un futuro cercano, sino es que ya se ha hecho. Una vez que reciban la demanda, la campaña de Trump tiene 20 días para responder, dijo el abogado Marc Shapiro.

Hasta ahora no han sido respondidas preguntas sobre el tema enviadas a la campaña de Trump.

La demanda busca entre 5.000 y 15.000 dólares. Shapiro y Popick subrayaron que su intención es solo la de buscar una compensación justa.

"La gente puede pensar que es algo oportunista pero no es así", dijo Popick.

A pesar de que hubiera querido mantener el caso alejado de un juicio, Shapiro dijo que está confiado en el caso de las niñas contra Trump.