(CNN) - Moscú está realizando una gran demostración de fuerza en Crimea, a poco más de dos años de que Rusia anexó ese territorio.

Está realizando ejercicios militares en tierra, mar y aire, en maniobras llamadas Kavkaz 2016, a lo largo de todo el distrito militar de Rusia en la frontera con Ucrania.

Fred Pleitgen, corresponsal de CNN, dice desde la base militar Opuk en Crimea que el objetivo es claro.

"Rusia está enviando un mensaje muy claro con esos ejercicios a larga escala y muy complejos. Sus fuerzas están atrincheradas en Crimea y listas para pelear en cualquier momento", dijo.

"Lo que hacen en esos ejercicios militares es simular una invasión de Crimea, y ellos simulan que sus fuerzas combaten la invasión".

Él dice que las fuerzas rusas están ahora mejor que nunca equipadas y son más modernas.

Los ejercicios involucran a más de 12.000 soldados, docenas de aviones realizando simulaciones de combate, aviones de ataque bombardeando en tierra y mar, así como fuerzas terrestres realizando un ataque anfibio.

Pero un vocero del ministerio de Defensa insistió en que los ejercicios no son una provocación.

"Esas maniobras fueron planeadas con mucha anticipación", dijo. "No queremos provocar a nadie. Solamente estamos probando la preparación de nuestras fuerzas para repeler cualquier ataque de cualquier país".

Los ejercicios militares ocurren durante un momento de mucha tensión con Estados Unidos y la OTAN debido a la anexión de Crimea y otros asuntos.

Fred Pleitgen dice que los ejercicios militares muy probablemente causarán descontento en Ucrania y entre los países más orientales del bloque de la OTAN.

El jefe de Estado Mayor de Rusia, Valery Gerasimov, dijo que una evaluación inicial indica que los ejercicios ocurrieron sin contratiempo.

"Necesitamos ir y analizar todo pero al parecer las unidades trabajaron en conjunto muy bien", dijo.