Nueva York (CNNMoney) - Todos odiamos pagar comisiones bancarias. Pero imagina pagar cuotas en una cuenta fantasma que ni siquiera abriste.

Eso es lo que le sucedió a los clientes de Wells Fargo en Estados Unidos.

Los reguladores federales dijeron el jueves a Wells Fargo que sus empleados crearon en secreto millones de cuentas bancarias y tarjetas de crédito no autorizadas, sin que sus clientes lo supieran, desde 2011.

Las cuentas falsas permitían a los empleados de Wells Fargo aumentar su cifra de ventas y ganar más dinero.

"Los empleados de Wells Fargo abrieron en secreto cuentas no autorizadas para lograr sus objetivos de ventas y recibir bonificaciones", declaró Richard Cordray, director de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés) en un comunicado.

Wells Fargo confirmó a CNNMoney que había despedido a 5.300 empleados involucrados en el caso.

El alcance del escándalo es enorme. Un análisis realizado por una consultora contratada por Wells Fargo concluyó que los empleados del banco abrieron más de 1,5 millones de cuentas de depósito sin autorización, según la CFPB.

La manera en que funcionaban era que los empleados movían los fondos de las cuentas existentes de los clientes a las cuentas de nueva creación sin su conocimiento o consentimiento, de acuerdo con los reguladores.

Además, los empleados de Wells Fargo también presentaron solicitudes de 565.443 tarjetas de crédito sin consentimiento, de acuerdo al análisis de CFPB.

Wells Fargo recibirá la multa más alta desde que se fundó la CFPB en 2011. El banco acordó pagar 185 millones de dólares en multas, además de reembolsar 5 millones a los clientes.

"Lo lamentamos y asumimos la responsabilidad de los casos en que los clientes pudieran haber recibido un producto que no solicitaron", dijo Wells Fargo en un comunicado.

Wells Fargo confirmó a CNNMoney que los despidos equivalen aproximadamente al 1% de su fuerza laboral.

"En Wells Fargo, cuando cometemos errores, estamos abiertos al respecto, asumimos la responsabilidad, y tomamos medidas", manifestó el banco en una nota a sus empleados el jueves.