(CNN) - De no haber sido por dos buenos samaritanos que pasaban por ahí y arriesgaron sus vidas, una mujer y su pequeño hijo tal vez no hubieran sobrevivido a un atraco en el parqueadero de Walmart.

Sucedió el domingo pasado en Shawnee, Kansas, cuando según le dijo la Policía a CNN dos hombres golpearon a una mujer de 39 años en la parte de atrás de su cabeza mientras ponía a su bebé en la silla del carro, afirmó el mayor Dan Tennis de la Policía de Shawnee. Al escuchar los gritos de la madre los dos samaritanos corrieron en su ayuda.

Uno de los atacantes, identificado luego como John W. Simmons III, disparó varias veces contra uno de los hombres, veterano de la Fuerza Aérea de 33 años. Lo que no sabía era que el segundo hombre que acudió a auxiliar a la mujer y a su hijo tenía un arma propia, con la que respondió y mató a Simmons. El bebé no sufrió heridas.

La policía capturó después a un segundo sospechoso, un hombre de 27 años llamado Arthur Fred Wyatt III, acusado de intento de robo agravado, intento de homicidio en primer grado y secuestro agravado. Wyatt III insiste en que es inocente y permanece detenido en la cárcel de Shawnee.

La mujer atacada ya salió del hospital y se reunió con su bebé. Aseguró que no conocía a ninguno de los hombres que la atacaron.

La madre del buen samaritano que resultó herido y sigue hospitalizado describe a su hijo como “un hombre maravilloso que por naturaleza siempre ayuda a la gente”.

El segundo hombre que ayudó fue entrevistado por la Policía y liberado.