(CNNMoney) - La Agencia Mundial Antidopaje (WADA por sus siglas en inglés) dijo este martes que hackers rusos irrumpieron en sus bases de datos y robaron información médica de las estrellas olímpicas, entre ellas la gimnasta Simone Biles y la jugadora de tenis Venus Williams.

Los grupos criminales cibernéticos conocidos como “Grupo Tsar” y “Fancy Bear” publicaron algunos fragmentos de la información robada y amenazaron con filtrar más en el futuro.

Se cree que se trata del mismo grupo detrás del hackeo al Comité Nacional Demócrata el pasado mes de junio, que publicó información sensible sobre estrategia política y generó la renuncia de la directora ejecutiva de esa organización a principios de agosto.

“Saludos a los ciudadanos del mundo. Permítanos presentarnos. Somos los Fancy Bears, un grupo de hackers internacionales. Nos ponemos de parte del juego y deporte limpios”, publicaron los hackers en un mensaje en un sitio web que CNN no ha confirmado como legítimo.

“También divulgaremos información exclusiva sobre otros equipos nacionales olímpicos más adelante. Esperen en cualquier momento una prueba sensacional de atletas famosos que toman sustancias dopantes”, agregaron los hackers.

El equipo de gimnasia de Estados Unidos dijo en un comunicado que entre los archivos filtrados estaban los resultados de las pruebas antidopaje de Simone Biles, que ganó cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

El grupo dijo que Biles “fue autorizada para una exención de uso terapéutico” de ciertas drogas y “no ha roto ningún reglamento del análisis de drogas, incluyendo los de los Olímpicos de Río”.

Biles dijo en un mensaje de Twitter que sufre de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y añadió que cree en el deporte limpio y que siempre ha seguido las reglas.

“Tener ADHD y tomar medicina para eso no es motivo para avergonzarse o nada de lo que esté asustada que sepa la gente”, escribió la medallista olímpica en su Twitter.

El equipo de gimnasia de Estados Unidos la apoyó.

“Simone ha presentado la documentación apropiada por la Agencia Antidoping de Estados Unidos (USADA por sus siglas en inglés) y los requerimientos de la Agencia Mundial Antidoping, y no hay ninguna violación”, dijo Steve Penny, presidente de la organización de Gimnasia de Estados Unidos.

Venus Williams emitió un comunicado reconociendo que sus resultados de la prueba antidrogas fueron hackeados y dijo que también le fueron concedidas “exenciones terapéuticas”, aunque no dijo el por qué de estas.

“Soy una de las más fuertes partidarias de mantener el más alto nivel de integridad en un deporte competitivo y he sido altamente disciplinada siguiendo las reglas”, escribió la tenista.

Los resultados de la estrella del baloncesto Elena Delle Donne también fueron revelados.

“Quisiera agradecer a los hackers por hacer al mundo consciente de que legalmente tengo una prescripción por una condición con la que he sido diagnosticada y por la cual la WADA me ha dado una exención. ¡Gracias, chicos!”, publicó en Twitter.

El director ejecutivo de USADA, Travis Tygart, dijo que las atletas han sido juzgadas erróneamente.

“En cada situación, las atletas han hecho todo adecuadamente adhiriéndose a las reglas globales para obtener el permiso para usar la medicación que necesitan”, dijo Tygart.

La base de datos de la Agencia Mundial Antidopaje fue violada a través de una cuenta creada por el Comité Olímpico Internacional para los Juegos de Río, dijo la WADA.

En un comunicado la organización aseguró que un grupo de ciberespionaje obtuvo la información a través de fraude electrónico —conocido también como ‘phishing’— que les permitió a los hackers obtener las contraseñas de la base de datos de la WADA luego de recibir falsos correos de una dirección de email falsa, pidiendo información sensible.

Rusia niega su participación

El gobierno de Rusia negó estar involucrado en el ataque, según un comunicado emitido por el portavoz de la presidencia de ese país, Dmitry Peskov, reportado por la agencia estatal de noticias TASS.

“Podemos decir sin duda alguna que cualquier involucramiento en tales acciones por parte de funcionarios de Moscú, del gobierno de Rusia o de los servicios secretos de Rusia está fuera de discusión. Está simplemente descartado”, dijo Peskov.

Esta no es la primera vez que la WADA es blanco de ataques. La cuenta de la base de datos de la informante rusa de la WADA, Yuliya Stepanova, fue hackeada en agosto.

“La WADA condena estos constantes ciberataques que están siendo llevados a cabo en un intento por debilitar a la agencia y el sistema global antidopaje”, dijo Olivier Niggli, director general de la Agencia.

Niggli agregó que el ataque “compromete altamente el esfuerzo de la comunidad global antiopaje para restablecer la confianza en Rusia”.

La WADA no es popular en ese país después de que recomendara sancionar a todos los atletas rusos de los Olímpicos de Río 2016 luego de que un reporte independiente encargado por la WADA dijera que Rusia tiene una "arraigada cultura de hacer trampa" en las competencias.

Tanto los funcionarios rusos como los atletas dijeron que se trató de un conflicto de la época de la Guerra Fría.

El Comité Olímpico Internacional no emitió una prohibición total a los atletas rusos en Río, dejando la decisión de la elegibilidad a sus respectivas federaciones deportivas.

A muchos atletas rusos se les prohibió competir en sus deportes después de que el Comité Olímpico Internacional estableciera estándares estrictos antidopaje.