La defensa de Delaney Robinson ofreció una fotografía presuntamente tomada la noche del ataque en la que se muestran escoriaciones en su cuello.

CHAPEL HILL, Carolina del Norte (CNN) - Allen Artis, integrante del equipo de fútbol americano de la Universidad de Carolina del Norte, se entregó ante una corte este miércoles por la mañana, exactamente siete meses después de que una compañera de universidad lo acusara de violación.

La denunciante, Delaney Robinson, dijo a los medios el martes que está enojada por cómo las autoridades y la universidad manejaron el caso.

"Mi vida cambió para siempre, mientras que la persona que me violó sigue siendo estudiante y jugador de fútbol americano en este campus", dijo Robinson, de 19 años.

Artis fue acusado el martes de agresión sexual y ataque a una mujer,  delitos considerados menores en Carolina del Norte. Su orden de arresto indica que está acusado de subirse encima de Robinson, someterla con su peso y abusar de ella. La orden también lo acusa de jalar el sostén de la joven, "causando un marca en su hombro/espalda".

Artis no ha respondido a las acusaciones. La oficina de Sam Coleman, su abogado, dijo a CNN que no comentará sobre el tema. Artis fue liberado luego de pagar una fianza de 5.000 dólares y está prevista una audiencia ante la misma corte este jueves por la tarde. No está claro si Artis comparecerá o si solo asistirá su abogado.

Generalmente CNN no nombra a las presuntas víctimas de abuso sexual. En este caso, Robinson realizó acusaciones de forma pública.

Las acusaciones

Robinson dijo que tenía 18 años cuando ocurrió el ataque el 14 de febrero en unos apartamentos del campus de la Universidad de Carolina del Norte.

"Sí, estaba bebiendo la noche del Día de San Valentín", dijo Robinson el martes, con su padre y su abogada a su lado. "Soy menor de edad (para beber) y tomo responsabilidad por eso, pero eso no le da el derecho a nadie a violarme. Yo no merecía ser violada".

Ella dice que fue a un hospital luego del incidente y que contó lo que le podía recordar a una enfermera encargada de violaciones sexuales. Ella fue interrogada por oficiales del Departamento de Seguridad Pública de la Universidad, quienes realizaron "preguntas acusatorias", dijo Robinson.

"¿Yo lo alenté? ¿Le había coqueteado antes? ¿Suelo tener sexo solo por una noche con alguien? ¿Dije que no? ¿Cuál es mi historia sexual? ¿Con cuántos hombres he dormido? Fui tratada como sospechosa", dijo.

Se levantó un reporte por parte del Departamento de Seguridad Pública de la Universidad antes de las 5:30 a.m. el día de San Valentín, de acuerdo con el documento obtenido por CNN.

Robinson dijo que su "humillación se convirtió en furia cuando luego escuché las entrevistas grabadas de mi violador por parte de investigadores".

"En vez de acusarlo de algo, los investigadores hablaron con él en un tono de camaradería", dijo Robinson. "Ellos le dieron garantías cuando él se enojó. Ellos inclusive se rieron con él cuando él les dijo cuántos números de teléfonos de chicas pudo obtener la misma noche que me violó. Ellos le dijeron 'no te preocupes, solo sigue con tu vida y sigue jugando fútbol".

La investigación

Jim Woodall, fiscal del Distrito del Condado de Orange, dijo sobre el caso: "No hay duda de que hubo un contacto físico, pero las circunstancias que envuelven ese contacto es lo que los investigadores están intentando determinar".

En Carolina del Norte, cualquiera puede presentarse ante un magistrado y jurar que ocurrieron actos criminales contra su persona. Un magistrado entonces determina si existe suficiente evidencia para continuar. Los Cargos que se originan de esta forma solo pueden ser cargos menores. Los delitos graves deben ser presentados ante una fiscalía.

Luego de que Artis se entregó, Woodall dijo a CNN que es inusual que una corte emita órdenes de arresto por delitos menores mientras se realiza una investigación por delitos graves. Él no recuerda que algo así haya ocurrido durante los 27 años que ha estado en la oficina (ha sido fiscal de distrito por más de una década), y dijo que el y su equipo tendrán una conversación sobre "cómo ir adelante y manejar eso".

La investigación sigue abierta, dice el fiscal, aunque reconoce que los casos como los de Robinson "son difíciles para los fiscales de procesar y probar". El encontrar a alguien culpable requiere pruebas más allá de una duda razonable. Woodall dice que su equipo ha trabajado en "reenfocar" a los investigadores para lograr el estándar de prueba.

La abogada de Robinson, Denise Branch, dice que su cliente ha cooperado con los investigadores. Ella ofreció una fotografía presuntamente tomada la noche del ataque en la que se muestran escoriaciones en el cuello de Robinson.

El acusado y su entrenador

En relación con el futuro atlético de Artis, los atletas de la Universidad de Carolina del Norte que enfrentan acusaciones menores son suspendidos de sus equipos. Ellos pueden ser reincorporados si lo aprueba el director deportivo de la escuela, el entrenador y otros funcionarios universitarios.

Larry Fedora, entrenador de fútbol americano, dice que no puede comentar sobre las acusaciones.

"Tomamos esos asuntos muy seriamente y estamos cooperando totalmente con las autoridades apropiadas", dijo el lunes.

Lauren Leslie, Connor Spielmaker, Tony Marco, Chandrika Narayan y Eliott C. McLaughlin contribuyeron con este reporte.