(CNN) - Sentado en el piso, los brazos de Morteza Mehrzadselakjani sobrepasan los 1,8 metros.

De pie, el atleta paralímpico iraní mide 2,46 metros lo que lo hace el atleta más alto en la historia de los Paralímpicos y el segundo hombre más alto del mundo.

Con 2,48 m, solo el turco Sultan Kosen es más alto que él.

Estrella de voleibol sentado

Aunque su altura le ha causado a Mehrzadselakjani —mejor conocido como Mehrzad— angustia y sufrimiento toda su vida, en la cancha de voleibol sentado lo ha convertido en una estrella.

Cuando ingresó en el tercer set del partido del grupo B contra Ucranaia, el público en el Riocentro Pavilion explotó.

Jugando como colocador, Mehrzad hizo el servicio y llevó al equipo al match point, en el que se fajó un as para sellar la victoria de Irán en sets seguidos 22-25 26-28 20-25.

Sufre de una rara condición causada por el exceso de la hormona de crecimiento. Se le dificulta caminar porque su pierna derecha es más corta que la izquierda

Sufre de una rara condición causada por el exceso de la hormona de crecimiento. Se le dificulta caminar porque su pierna derecha es más corta que la izquierda

Su llegada este año al equipo, que ya estaba en el primer lugar del ranking mundial, Mehrzad ha fortalecido la campaña de Irán por el oro: los iraníes han ganado cinco oros y dos platas en sus siete participaciones paralímpicas.

Un cambio de vida

Pero la ventaja competitiva de Mehrzad ha venido a un precio muy alto. Sufre de acromegalia, una extraña condición causada por el exceso de la hormona de crecimiento.

A la edad de 16 años, ya medía más de 1,87 m. Un año antes, una grave fractura de pelvis por un accidente de bicicleta detuvo el crecimiento de su pierna derecha, que es ahora15 centímetros más corta que la izquierda, lo que le dificulta caminar. Mehrzad normalmente usa una silla de ruedas o muletas para desplazarse.

Un reciente estudio ha mostrado que debido al mayor riesgo de cáncer y problemas cardiovasculares, la gente con acromegalia son propensas a tener una muerte temprana.

Antes de descubrir el voleibol sentado hace cinco años, la vida de Mehrzad era muy diferente.

"Estaba solo, estaba deprimido", le dijo a la televisión iraní sobre su vida al crecer. "Pero mi vida ha cambiado por jugar voleibol sentado y ser un paralímpico".

Un saque matador

Un entrenador vio a Mehrzad en televisión e inmediatamente detectó su potencial. Después de entrenar en clubes regionales iraníes, fue seleccionado para el equipo nacional en marzo y preparó su debut paralímpico.

"Le hemos dado una plataforma para ser un campeón paralímpico", dijo el entrenador Hadi Rezaeigarkani en el sitio web de Río 2016. "Lo estamos preparando para hacer historia".

Así como en el partido contra Ucrania el miércoles, la primera aparición paralímpica de Mehrzad fue como substituto en el partido preliminar con China.

Cuando estuvo en la cancha durante el segundo set, el paralímpico dejó su huella con un servicio matador que facilitó la victoria para su equipo.

Paso a paso

"No vamos a mostrar todas las cartas al mismo tiempo", dijo Rezaeigarkani a Rio2016.com sobre el arma (no tan) secreta del equipo.

"Vamos paso a paso, pero lo estamos entrenando para ser el mejor del mundo en dos años".

"Solía ser considerado un tipo extraño y ahora puede ser un campeón".

El equipo de Irán jugará contra la nación anfitriona en la semifinal el viernes, mientras que Alemania jugará contra el campeón defensor, Bosnia y Herzegovina, en la otra semifinal.