(CNN) - En una extraña consecuencia de las celebraciones del Eid al-Adha en Bangladesh, el sacrificio de animales se ha combinado con las fuertes lluvias dejando las calles inundadas de sangre.

Impactantes fotos de la capital, Daca, mostraban a los residentes caminando sobre las calles inundadas con una mezcla de la sangre de los animales y el agua de la lluvia.

También conocida como la fiesta del sacrificio, el Eid al-Adha conmemora cuando Dios se le apareció a Abraham -Ibrahim, para los musulmanes- en un sueño y le pidió que sacrificara a su hijo como un acto de obediencia.

Cuando Abraham estaba a punto de sacrificar a su hijo, Dios lo detuvo y le dio una oveja para matar en lugar del niño. Para conmemorar la prueba de Ibrahim ante Dios, muchas familias musulmanas sacrifican una cabra, vaca u oveja y comparten la carne con los pobres.

La fiesta es la segunda mayor en el calendario musulmán después del Eid al-Fitr, que sigue a la conclusión del Ramadán.

Las autoridades designaron 1.000 lugares en la ciudad donde los residentes podían hacer los sacrificios, pero algunas personas todavía matan a los animales en la calle, informó el Tribune Dacca.

Las fuertes lluvias combinadas con el mal drenaje extendieron el agua manchada de sangre a través de la capital.

Las inusuales escenas provocaron una fuerte reacción en los medios sociales.

Los críticos y activistas por los animales calificaron al antiguo ritual de bárbaro, mientras que otras quejas se enfocaron en el deficiente sistema de drenaje de Daca, ya que la capital tiene un problema de larga data con las inundaciones.