(CNN) - Hay pocas cosas con las que Donald Trump sea tan cuidadoso como su cabello.

Y el jueves, Jimmy Fallon le preguntó si podía despeinarlo.

En primer lugar, Trump hizo una mueca, sacudiendo su cabeza, mientras el público del Tonight Show estalló en aplausos y vivas.

Momentos después, el candidato republicano cedió.

"La respuesta es sí, pero espero que la gente en New Hampshire, donde voy a estar en aproximadamente una hora, lo entienda", dijo Trump. "Adelante".

El peinado de Trump ha sido durante mucho tiempo objeto de un intenso escrutinio, incluso con cuestionamientos de si su cabello es o no natural.

Para probar que sí es real, Trump ha permitido a entrevistadores, o incluso asistentes al azar en un par de eventos de campaña, que tocaran su pelo, pero nunca lo habían despeinado... hasta ahora.