(CNNMoney) - Las políticas económicas de Donald Trump no están obteniendo buenas calificaciones.

Oxford Economics encontró que en caso de que se aplicaran plenamente las políticas económicas, fiscales y de inmigración de Donald Trump, Estados Unidos arriesgaría 4 millones de empleos, se afectarían el crecimiento global y el gasto del consumidor, además de que podría desatar una guerra comercial con otras naciones.

"Con la combinación de estas políticas en conjunto, el impacto podría ser significativamente negativo para la economía de los Estados Unidos", dijo Jamie Thompson, jefe de escenarios macro en Oxford Economics, una firma británica de pronósticos con oficinas en Estados Unidos.

Las estimaciones de Oxford están en línea con otros análisis. La universidad de Pennsylvania pronosticó que la política de inmigración de Trump costaría 4 millones de empleos, mientras que Mark Zandi, de Moody's, también pronosticó pérdidas similares bajo el mandato de Trump.

Unido a ello, este martes la firma de investigación Oxford Economics aseguró que si Trump llega a la presidencia, le costaría a la economía estadounidense un billón de dólares durante los siguientes cinco años y Estados Unidos tendrá una reducción de 5% en el PIB relativo al escenario base.

El análisis tiene lugar a la víspera del discurso de Trump este jueves en el Club Económico de Nueva York, donde se espera que ofrezca más claridad sobre sus propuestas en materia de política económica.

De acuerdo con Oxford Economics, Trump golpea al sector manufacturero de Estados Unidos con un arancel del 35% sobre las mercancías procedentes de México, como automóviles y aparatos de aire acondicionado.

El problema es que casi la mitad de las partes en los coches proceden de proveedores estadounidenses. En otras palabras, los fabricantes estadounidenses que hacen envíos a México pueden llegar a perder clientes si los Estados Unidos impone el arancel sobre los productos.

CNNMoney también encontró historias similares cuando consultó a Denim Manufacturers en California del Sur. Ellos envían una cantidad abrumadora de mezclilla a México, donde es cortada y cosida para convertirlos en pantalones que se venden en Estados Unidos. Ellos dicen que la situación del TLCAN, el acuerdo con México y Canadá, es crítica.

"Sin el TLC, estaríamos fuera del negocio", dijo Rich Turner, que emplea a 2.700 trabajadores en su planta de mezclilla en Mauldin.

Los compradores estadounidenses pueden llegar a perder también si todas las políticas de Trump se implementan. Estas tarifas harían que el precio de los automóviles y otros bienes sean más caros.

Oxford pronostica que el gasto del consumidor disminuya 4,4% en cuatro años.

El equipo de Trump reconoce que los comestibles se volverían más caros con aranceles a los productos de otros países.

"(Los precios podrían subir) si dichas tarifas fueran promulgadas como se proponen", dijo Tom Barrack, uno de los asesores económicos de Trump en entrevista con CNNMoney.

El cuartel confía en que Trump traiga de vuelta empleos bien remunerados a los Estados Unidos. Trump lo haría mediante la creación de un plan de estímulo económico y la reducción de los impuestos corporativos para convencer a las empresas de gastar ese dinero en nuevos puestos de trabajo y fábricas.

Muchos expertos en comercio sostienen que el aumento de tarifas a China y México sólo causaría que las empresas estadounidenses se generen puestos de trabajo a otro lugar más barato como Vietnam o América Central.

Las propuestas comerciales de Trump "serían en última instancia contraproducentes y dañarían la economía de Estados Unidos y a los fabricantes de dicho país", dijo Thompson, un economista de Oxford Economics.

Las propuestas comerciales de Trump serían en última instancia contraproducentes y dañarían la economía de Estados Unidos y a los fabricantes de dicho país

Jamie Thompson, jefe de escenarios macro en Oxford Economics