La primera dama de EE.UU., Michelle Obama, durante un evento de campaña en favor de Hillary Clinton, en Fairfax, Virginia. (Crédito: ZACH GIBSON/AFP/Getty Images).

Washington (CNN) – La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, denunció el estilo mordaz de la campaña del candidato presidencial republicano -lo que demuestra una nueva disposición de meterse en la batalla política de este año- y presentó varios argumentos en favor de una posible presidencia de Hillary Clinton.

Aunque no mencionó por su nombre a Donad Trump, la primera dama criticó directamente las posiciones y tácticas más usadas por el magnate, incluyendo las reiteradas dudas sembradas por Trump sobre la elegibilidad de su marido para ser presidente.

"En los últimos ocho años, hubo quienes cuestionaron y siguieron cuestionando, hasta hoy, si mi marido nació en este país", dijo Obama el viernes en Fairfax, Virginia. Fue durante su primer acto de campaña en solitario a favor de la exsecretaria de Estado.

La primera dama hizo estas declaraciones horas después de que Trump – quien por años cuestionó el lugar de nacimiento de Barack Obama – admitió que el presidente Obama nació en Estados Unidos.

Fue un raro momento, pues la primera dama se había mantenido, en gran medida, fuera de las grescas políticas de las campañas.

En su discurso de media hora de duración, Michelle Obama argumentó que el tipo de política que enarbola Trump debe mantenerse lejos de la Casa Blanca, anticipando que su estilo grandilocuente de campaña no cambiaría si gana la carrera por la presidencia.

"Ser presidente no es nada parecido a un reality show", dijo la esposa del mandatario.

"No se trata de enviar tuits insultantes o dar discursos incendiarios, se trata de si el candidato es o no quien puede manejar la enorme responsabilidad de dirigir este país", advirtió Obama.

Y continuó: "Si un candidato es errático y amenazante; si un candidato trafica en el camino con los prejuicios y los miedos; si un candidato no tiene planes claros para poner en práctica sus objetivos; si ellos faltan al respeto a sus conciudadanos, incluyendo a gente que hizo extraordinarios sacrificios por nuestro país; déjenme decirles, que ellos son así y es la clase de presidente que serán, créanme", advirtió la primera dama estadounidense.