(CNN) - Los dos mayores partidos políticos de Alemania sufrieron pérdidas en la capital del país luego de que un gran número de berlineses giraran hacia la extrema derecha.

El partido antiinmigrante Alternativa para Alemania (AfD) entrará al Parlamento de Berlín por primera vez después de ganar 14,2% de los votos en las elecciones de este fin de semana.

La Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la canciller Angela Merkel ha sido eliminada de una coalición gobernante con la socialdemocracia, de centro-izquierda, después de ganar únicamente 17,6% de los votos.

Aunque que los socialdemócratas ganaron la mayor parte del voto, 21,6%, para gobernar deberán formar una coalición con los otros dos grandes partidos de izquierda, Die Linke (15,6%) y los Verdes (15,2%).

El resultado en Berlín representa la segunda derrota reciente para Merkel desde que Alemania adoptó su notoria aunque altamente controversial política de refugiados.

Merkel se ha mantenido firme en cuanto a la posición de Alemania de admitir casi a todos los solicitantes de asilo como refugiados legítimos. El país aceptó a más de un millón de refugiados en 2015, convirtiéndose en la nación más abierta en Europa para solicitantes de asilo.

AfD ha apuntado directamente a los antiguos votantes de CDU en desacuerdo con la postura de Merkel, alimentándose del respaldo del partido a la derecha.

En una entrevista con CNN el mes pasado, el líder de AfD, Frauke Petry, aseguró que CDU se está “desmoronando”.

“Vemos que en muchas regiones de Alemania las bases de CDU, las bases del partido, ya no comparten las políticas de Merkel”.

En la víspera de las elecciones, el actual alcalde de Berlín, Michael Muller, advirtió que una gran proyección de la AfD “sería vista en el mundo como una señal del retorno… de los nazis”.

“Berlín se ha transformado a sí misma y ha pasado de ser la capital de la Alemania de Hitler a un faro de libertad, tolerancia, diversidad y cohesión social”, escribió Muller en Facebook.