(CNN) - La Policía de Nueva Jersey capturó a Ahmad Khan Rahami, de 28 años, sospechoso de la explosión que ocurrió en Manhattan el sábado y que dejó 29 heridos.

Según el alcalde de Nueva York Bill de Blasio cada vez hay más evidencia que apunta a que fue un acto terrorista.

"Tenemos todas las razones para creer que fue un acto de terror", dijo este lunes durante una rueda de prensa.

Las autoridades determinaron que Khan Rahami fue responsable de las explosiones en Nueva York y Nueva Jersey.

La captura se produjo después de un intercambio de disparos con la Policía en Nueva Jersey.

El sospechoso fue llevado a un hospital y está siendo tratado en el quirófano. Los cuatro policías que resultaron heridos en el tiroteo durante su captura se encuentran fuera de peligro.

El hombre fue identificado por huellas dactilares y fue capturado en un bar. Según informaron las autoridades, el dueño del lugar identificó a Rahami y se comunicó con la policía.

Este lunes, el gobernador Andrew Cuomo dijo que las bombas encontradas este fin de semana son similares, lo que sugiere que "puede haber un vínculo común".

Cuomo dijo que la investigación está abierta y que no le sorprendería "si todo apunta a un individuo en particular" y "si se encuentra una conexión extranjera en el acto".

El voceo de la Policía de Nueva York tuiteó una foto del sospechoso:

La investigación en curso, que comprende los hallazgos de dos bombas en la ciudad de Nueva York y en dos ciudades de Nueva Jersey, ha dado a las autoridades pistas que conducen a personas concretas que buscan con urgencia.

La noche del domingo, cinco dispositivos explosivos fueron hallados en una mochila depositada en un cubo de la basura en Elizabeth, Nueva Jersey, según el alcalde Chris Bollwage. La mochila fue encontrada cerca de una estación de tren.

El FBI llegó a la escena y un robot examinó los dispositivos y detonó uno de ellos. Nadie resultó herido durante la explosión, dijeron las autoridades.

Los cuatro dispositivos restantes serán transferidos al laboratorio del FBI en Quantico, Virginia, dijo Bollwage.