(CNN) - La familia de Tiziana Cantone, una mujer italiana que se suicidó después de que videos sexuales en los que aparece se volvieran virales en internet, pide a las autoridades italianas a "actuar de manera que su muerte no quede en vano".

La mujer de 31 años de edad fue encontrada ahorcada el martes en la casa de su tía en Mugnano, cerca de Nápoles, en el sur del país, según informes de prensa.

Cuatro personas están bajo investigación por parte de los fiscales por supuesta difamación de la mujer, informó la prensa estatal italiana ANSA.

Cantone envió el video a sus amigos, que lo publicaron en línea sin su conocimiento, dijo ANSA. Más de un millón de personas lo vieron, y ella se convirtió en el blanco de abuso.

La frase "¿Estás filmando? Bravo", que le dice a su amante en el clip se volvió viral en línea y fue impresa en camisetas, fundas de teléfonos inteligentes y otros objetos.

Cantone trató de escapar a la creciente atención, dejando su trabajo y trasladándose a la Toscana, donde trató de cambiar su nombre, dijo ANSA.

Rodeada por familiares en duelo, la madre de Cantone dijo que su hija era una "muy buena chica" fuera de una iglesia el jueves mientras tocaba el ataúd en el funeral, que fue transmitido en vivo por la televisión italiana.

Después de una larga batalla legal, Cantone ganó un fallo de "derecho al olvido" que ordenó el retiro del vídeo en sitios web y motores de búsqueda, incluyendo Facebook.

En 2013, la Unión Europea dictaminó que las personas deben tener la "derecho al olvido" en línea, y se le ordenó a los motores de búsqueda eliminar información que se considere "incorrecta, inadecuada, irrelevante por excesiva" para los fines de procesamiento de datos, o de lo contrario serían multados.

Aún así, Cantone fue condenada a pagar 20.000 euros (22.500 dólares) en costos legales, algo que los medios de comunicación locales han llamado un "insulto final".

"¿Por qué estas imágenes todavía están allí? ¿Por qué la gente todavía se burla y se ríe de esta joven que terminó sus días debido a la humillación que sufrió?", preguntó el jueves el diario napolitano Il Mattino.

El caso ha dado lugar a una amplia discusión sobre el fallo en Italia.

"Como gobierno, no hay mucho que podemos hacer", dijo el primer ministro italiano Matteo Renzi a la prensa.

"Es sobre todo una batalla cultural, también una batalla social y política".

"Nuestro compromiso es tratar de hacer todo lo posible... La violencia contra las mujeres no es un fenómeno imposible de erradicar".