(Crédito: KIRSTY WIGGLESWORTH/AFP/Getty Images)

Participa en tus redes con la etiqueta #FuerzadelMilenio

(CNN) - La industria textil en El Salvador emplea a más de 70.000 personas, representa aproximadamente el 45% de las exportaciones del país, y tiene como principal mercado a Estados Unidos, hacia donde se han enviado unos 1.000 millones de dólares anuales en los últimos años. ¿Cuáles son las oportunidades y retos para la industria textil en El Salvador a la luz de los tratado comerciales?  

Gabriela Frías y empresarios del sector resolverán esas y otras preguntas en la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN) de El Salvador este jueves 22 de septiembre a las 3pm en una charla sobre las perspectivas de la industria, un evento con el apoyo de Avianca.

Sigue la conversación en cnnespanol.com/FuerzadelMilenio

Frías analizará los modelos de negocios, el impacto mundial, el rol de la tecnología, la labor del gobierno y el papel de la industria privada en el desarrollo de su país en compañía de Orsy Cornejo, gerente administrativo financiero de Pettenati Centro América; de Juan Carlos Zighelboim, cofundador y presidente de TexOps, Textiles Opico; de Patricia Figueroa, directora ejecutiva de CAMTEX, la Cámara de la Industria Textil, Confección y Zonas Francas de El Salvador; y de Rodrigo Bolaños gerente general de League, una fábrica uniformes para escuelas y universidades.

Junto a ellos estará el profesor Manuel Sánchez Masferrer, investigador de la ESEN en las áreas de Economía, Métodos Cuantitativos y Política Pública.

Desafíos y oportunidades

Actualmente, el país tiene gran poderío en el sector de hilos y telas sintéticas. Es más, es el país centroamericano con el único “clúster sintético”: lo que significa que hacen de todo, desde hacer el hilo como tal hasta confeccionar prendas terminadas con valor agregado.

Pero la industria se ve amenazada por el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica que involucra no sólo a EE.UU. sino a Japón, Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Brunei, Singapur, Vietnam, Canadá, México, Perú y Chile. Esto podría hacer que la industria textil en El Salvador pierda su poderío y pierda empresas hacia esos nuevos lugares. Aún así, su cercanía a EE.UU. es de mucho beneficio.

Sin embargo, El Salvador busca aumentar sus exportaciones hacia Canadá para aliviar el impacto de perder terreno en EE.UU.