(CNNMoney) - Los estadounidenses que adquirieron el Galaxy Note 7 de Samsung finalmente podrán recibir uno nuevo esta semana, luego del masivo retiro de unidades por parte de la empresa debido a problemas con las baterías.

La semana pasada, las autoridades federales estadounidenses ordenaron que el teléfono fuera sacado del mercado debido a reportes de que varios se incendiaron al ser cargados.

Las unidades nuevas, que llegarán este miércoles a Estados Unidos, representan el fin de semanas de pesadilla para Samsung, que suspendió las ventas del teléfono el 2 de septiembre.

Se determinó que el origen del fuego es un problema que afecta a 0,1% de los 2,5 millones de teléfonos vendidos a nivel mundial desde agosto.

El programa de intercambio de los Note 7 tuvo un inicio complicado este lunes en Estados Unidos con el regreso de los dispositivos, pero en la patria de Samsung, Corea del Sur, casi no atrajo interés.

Aun así, en Seúl apenas unos pocos dueños del Note 7 que visitaron los centros de intercambio de la empresa pudieron cambiar su teléfono. Los que adquirieron el aparato con otros vendedores o en internet fueron rechazados.

Los compradores estadounidenses del Note 7, por otra parte, podrán recibir a partir del miércoles su reemplazo gratis de parte de Samsung, su proveedor de servicio o la tienda donde compraron el aparato.